Incertidumbre sobre los coches de lujo

Las compañías que venden coches de lujo batieron récords de ventas en 2013, pero esto no se tradujo en unos beneficios mayores por el descenso de precios en mercados como el europeo y la subida de las inversiones en promoción u otros mercados.

La presentación de resultados de las principales compañías automovilísticas ha dejado una certeza y varias incógnitas por despejar. Lo único que ha quedado claro -y que ya se preveía- es que el estancamiento del mercado europeo es un problema y de los graves. En el capítulo de las incógnitas que deja 2012 y se mantendrán al menos hasta 2014, si todas las compañías podrán penetrar de la misma forma en el mercado asiático  y, especialmente, la rentabilidad del negocio de los coches de lujo.

Aunque BMW, Audi y Daimler, tres de los principales exponentes de este sector, récords absolutos de ventas en 2012 y unos ingresos nunca vistos, la rentabilidad de sus negocios no ha crecido de la misma manera. Por ejemplo, BMW, la marca líder, batió su récord de ventas con 1’5 millones de coches vio como su facturación crecía un 11’7%, pero su rentabilidad solo lo hacía en un 4’4%. Y eso contando con la inclusión de 524 millones por reducciones de provisiones ante posibles pérdidas crediticias, una jugada contable que le ha servido para maquillar las cifras de rentabilidad.

Daimler también batió récords de ventas -2’19 millones de vehículos- e ingresó un 7% más que el año anterior, pero sus beneficios antes de impuestos solo fueron del 2%. Eso si, en el caso de su marca estrella, Mercedes-Benz, la rentabilidad fue del 15%. En el caso de Audi la situación es diferente, ya que la marca de los cuatro aros, pese a facturar un 10’6% más que en 2011 cerró 2012 con unos beneficios un 2% inferiores a los del ejercicio previo.

Parte de este descenso se explica los intentos de Audi de arrebatarle la primera posición a BMW, una guerra que lleva a las compañías a bajar los precios en mercados como el europeo, con un crecimiento prácticamente insignificante. La bajada de los precios contrasta con unas inversiones cada vez mayores en nuevos productos, los mayores costes de promoción o la inmersión en los mercados emergentes. Habrá que esperar a conocer los resultados de este año para saber si se trata de una situación pasajera o si realmente este mercado está en crisis.

Los que no se resienten de la crisis son los coches de superlujo, como Bentley, Porsche o Lamborghini, vehículos con un precio entre los 100.000 y el millón de euros. Bentley, que en 2011 “solo” tuvo unos beneficios de 8 millones, acabó 2012 con un beneficio operativo de 100’5 millones, una tendencia que espera aumentar en 2013. De momento, en menos de 3 meses ha avanzado un 40%. Porsche batió su récord de ventas con 141.075 automóbiles, y Lamborghini, la más lujosa, vendió 2.000 vehículos, un 30% más.

Fuente: Cinco Días

Foto: David Villarreal Fernández

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...