Grecia aprueba un duro plan de ajustes para poder seguir financiándose

El Gobierno de Alexis Tsipras y Syriza reforma el sistema de pensiones y sube impuestos para ahorrar 5.400 millones de euros y ajustar el déficit público.

tsipras

La Odisea griega parece lejos de terminar para desgracia del pueblo heleno. Seis años después de aprobarse el primer rescate del país, Atenas sigue sin levantar cabeza a pesar de la ligera, y fugaz, mejoría a mediados del año pasado. El pasado domingo 8 de mayo, el parlamento griego volvió a vivir una tensa jornada de debates en la que el Gobierno de Alexis Tsipras aprobó un nuevo paquete de ajustes para reducir el abultado déficit público y disponer de liquidez para afrontar los inminentes pagos a proveedores.

El plan de Tsipras permitirá al Estado heleno ahorrar unos 5.400 millones de euros y tiene dos grandes líneas de actuación. En primer lugar, el sistema público de pensiones será revisado, desapareciendo el fondo complementario de solidaridad y los estatus especiales de que disfrutaban distintos colectivos (algo, dicho sea de paso, muy habitual en Grecia). Por ejemplo, los periodistas ya no disfrutarán de un fondo de pensiones específico. El Gobierno insiste en que no se han tocado las pensiones mínimas.

El otro bloque de ajustes se ha realizado por la vía fiscal. El tipo máximo, y general, del IVA pasa del 23% al 24%, situándose como uno de los más elevados de Europa. Paralelamente, el Ejecutivo modificará el régimen tributario por el que hasta ahora se regían los agricultores, iniciando un proceso para equipararlos con el régimen general. Con estas medidas se espera que el Estado presente un superávit primario del 3,5% en 2018, cifra que está contemplada en el acuerdo del tercer rescate que se suscribió el año pasado (ya con Syriza en el poder).

La economía griega se contrajo un 0,2% en 2015, siendo uno de los pocos países europeos que no crecieron en el último ejercicio (la renta per cápita cayó un 0,6%). Este año se espera regresar a las tasas positivas pero los datos anticipados del primer trimestre no invitan precisamente al optimismo. El clima social sigue estando marcado por la indignación y así se vio en las manifestaciones durante la aprobación del ajuste.

Vía: Cinco Días.

Foto: Tsipras vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...