Ford aumentará la producción en Valencia tras el cierre de su fábrica en Genk

La multinacional Ford ha decidido cerrar su fábrica en la región belga de Genk y trasladar la producción a la planta de Almussafes. La medida se llevará a cabo en 2014 y supondrá la pérdida de trabajo 4.300 empleados belgas.

La multinacional Ford ha decidido cerrar su fábrica en la región belga de Genk y trasladar la producción a la planta que la compañía posee en Almussafes. La medida, que se llevará a cabo en 2014, forma parte del plan anunciado por la empresa estadounidense de reorganizar su producción en Europa a raíz de la crisis, que ha hecho disminuir drásticamente la demanda de automóviles en continente.

La factoría española respira aliviada tras la decisión, que supone una previsión de futuro favorable para todos sus trabajadores. Según han informado diversas fuentes, la planta de Valencia asumirá a partir de 2014 la fabricación de tres nuevos modelos: Mondeo, S-Max y Galaxy, a los que debe sumarse la producción del Kuga, el nuevo todoterreno de la marca y la furgoneta Transit Connect, cuyo lanzamiento está previsto para 2013. Como punto negativo, la fábrica de Almussafes perderá la producción de C-MAX que se trasladará a la planta que la firma automovilística posee en Saarlouis (Alemania).

La línea de vehículos que la empresa planea otorgar a la planta española favorecerá la contratación de nuevos trabajadores y el aumento de los turnos. La decisión se hace inevitable al tratarse de vehículos de mayor tamaño que requieren más tiempo de montaje a pesar de producirse una cantidad menor. La reorganización de la producción sitúa a la fábrica valenciana como punto de referencia de los vehículos de gran tamaño de Ford en Europa y augura un aumento de la plantilla en torno a los 7.500 empleados.

Como contrapartida, el cierre de la fábrica de Genk, al este de bélgica, supone el despido de 4.300 trabajadores. Tras una reunión entre empresa y sindicatos, el comunicado de la noticia provocó la ira de los trabajadores belgas que protagonizaron diversos incidentes a la entrada de la planta. Los máximos responsables de Ford ya han anunciado que se reunirá en los próximos días con el el primer ministro belga Elio di Rupo y la responsable del departamento de Trabajo, Monica De Conick para abordar la situación.

La factoría belga ha visto reducida su producción desde 2003, año en el que la multinacional Ford decidió trasladar la producción del modelo Focus a Almussafes. Esta decisión ya supuso la pérdida de trabajo de 3.000 empleados. Desde UGT se ha expresado su solidaridad con los trabajadores belgas, mientras que CC OO ha asegurado que esta no es una buena noticia para Ford Europa y la marca.

Vía / El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...