Fitch rebaja la nota a 18 bancos españoles pese al rescate

Da igual cómo lo llamemos: rescate, rescatillo, línea de crédito… lo cierto es que ni la bolsa ni la prima de riesgo parecen notar los efectos de este acuerdo «altamente favorable», según las palabras de De Guindos, ministro de Economía, en la rueda de prensa del pasado sábado. Los 100.000 millones de euros que se van a inyectar a nuestra banca puede que no sean suficientes, y el fantasma de futuros rescates (o como se le quiera llamar) planea por encima de los mercados, aunque España haya evitado una intervención mucho más dura, al estilo de Grecia o Portugal. Es posible que la comparecencia de Mariano Rajoy el pasado domingo en Moncloa, donde el rescate se hizo pasar por un logro político antes que como una necesidad de ayuda por parte del Eurogrupo, haya granjeado a nuestro país no pocas antipatías ante la falta de humildad. Así se asegura desde diferentes medios de comunicación, al menos.

Sea como fuere, lo cierto es que Luís de Guindos ya ha anunciado que se acercan tiempos convulsos para la economía española hasta que el crédito entre empresas y familias empiece a fluir, y hasta que los mercados nos den un poco de margen para la confianza. Cuándo acabará esta escalada de desconcierto en bolsa y prima, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que, para echar más leña al fuego, la agencia de calificación Fitch decide ahora rebajar la nota a 18 bancos españoles. Ello, pese a los 100.000 millones de euros. ¿Significa que el rescatillo no ha sido suficiente? ¿Por qué aún no somos fiables ni solventes?

Fitch ya decidió ayer recortar dos escalones la solvencia de los dos mayores grupos financieros, el BBVA y el Santander. La razón, para los bancos, el deterioro de algunas carteras crediticias, sobre todo en aquellas entidades más devastadas por la burbuja inmobiliaria. En este sentido, Banco Popular, Caja Mar o Unicaja, entre otros, se quedan para la agencia Fitch a un paso del bono basura, con un aprobado bajo. Malas noticias para el sector financiero español pese a la inyección de capital europeo… De hecho malas noticias para todos en general, pues esta bajada de la nota se debe ante todo a la dinámica de recesión que nos acompañará hasta finales de año y, atención, muy probablemente durante todo 2013.

Por lo visto, y aunque nos empeñemos en ver la luz al final del tunel, aún no ha llegado el momento de levantar cabeza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...