Estados Unidos consigue en el tercer trimestre su mayor crecimiento económico de la década

La mayor economía del mundo registra un espectacular repunte del 5% en el penúltimo trimestre del año y consolida su plena recuperación económica.

estados unidos

Era uno de los datos macroeconómicos más esperados y, desde luego, ha superado con creces las expectativas. El PIB de los Estados Unidos creció un impresionante 5% durante el tercer trimestre del año, la cifra más alta conseguida por la economía norteamericana desde el cuarto trimestre de 2003. Cabe destacar que el dato definitivo ha sido objeto de numerosas revisiones, ya que en un primer momento se había avanzado que el crecimiento era del 3,9%. Norteamérica certifica una vez más que la crisis es historia.

A diferencia de las mal llamadas economías emergentes, en las que cualquier mínima mejora era suficiente para que su PIB creciera exponencialmente, para que una economía de la entidad de la norteamericana se anote un dato como este es necesario un esfuerzo muchísimo mayor. De acuerdo con las estimaciones del Departamento de Comercio, el consumo interno ha sido decisivo en la consecución de este crecimiento tan intenso, al igual que las inversiones fijas no residenciales. Por otro lado, las exportaciones han firmado un trimestre para enmarcar y las importaciones han caído.

¿Qué consecuencias puede tener esta situación de clara recuperación de la principal economía del mundo? Por un lado, Estados Unidos ha purgado debidamente los excesos que provocaron el crac de 2008 y su economía está saneada en muchos aspectos. La inversión interna crece por momentos y los fondos internacionales vuelven a tomar posiciones en el mercado norteamericano. El Dow Jones sin ir más lejos ha perforado la barrera de los 18.000 puntos tras un rally alcista que se ha prolongado durante varios años.

Por si todo lo anterior fuera poco, existen una serie de factores que podrían provocar que se mantengan estas impresionantes cifras de creación de riqueza. Tal y como analizamos en nuestro artículo sobre la evolución de las divisas en 2014, el dólar se ha convertido en una suerte de refugio para los inversores. Y dado que la demanda de dólares seguirá creciendo, es de esperar que esto tenga también un efecto positivo el próximo año. Eso sí, ya sin estímulos monetarios.

Vía: Libre Mercado.

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...