España, el país que no se puede financiar

La recapitalización directa de la banca se ralentiza, lo que está afectando a los mercados. Las dudas sobre si el rescate pasará o no por el Estado ha dejado un poso de desconfianza en los inversores que se traduce en una fuerte caída del Ibex 35, un aumento de la prima de riesgo por encima de los 550 y un incremento del interés del bono español a diez años, que llega hasta el 7%. Así, el país es difícil de financiar.

España no da confianza. Eso está claro. El hecho de que desde Bruselas se haya congelado la idea de rescatar a los bancos de manera directa no ha sentado bien a los mercados. La sombra de que el rescate pueda computar como deuda pública está creando mucha incertidumbre entre los inversores, que quieren riesgo cero y pruebas de estabilidad en España. No las hay por ninguna parte. Asociar la deuda de los bancos y su falta de solvencia a la deuda soberana y a la dificultad que tiene el Estado para financiarse parecía impensable antes de pedir el rescate a Europa. Ahora vemos que las cosas no se han hecho lo bien que debieran y estamos sufriendo las consecuencias. ¿Quién nos saca de esta?

Cada vez es más difícil financiar España

La prima de riesgo únicamente baja cuando las subastas de bonos se ponen en bandeja, pero como vimos el otro día, esto no es siempre así. Los rumores sobre rescates (al Estado, me refiero) e intervenciones desde Europa sientan bien a la prima de riesgo, pero como sólo son rumores, la situación se vuelve a desestabilizar en seguida. El gobierno de Mariano Rajoy jamás imaginó que pedir la ayuda a los bancos (aunque habría que matizar que pidió la ayuda casi exclusivamente para Bankia, el banco del Partido Popular, a cuyo consejo de administración van a parar la mayoría de los políticos conservadores de este país) pudiera suponer un freno a la recuperación económica. Ahora se dan cuenta de que es así, por mucho que nos quisieran vender que el rescate era bueno.

Las noticias sobre una recapitalización directa de la banca tranquilizó a los mercados, pero tras el escándalo de Bankia, Europa se está planteando el modo de inyectar dinero a las entidades. Parece que todo se hará con pausa y esta ralentización puede costar muy cara a España. De momento, la prima de riesgo dormirá el fin de semana por encima de los 550 puntos, mientras que el interés del bono español a diez años vuelve a superar la barrera psicológica del 7%. Así no se puede financiar el país. La situación dura más de la cuenta y los inversores cada vez piden más por menos. El Tesoro coloca deuda, pero a un gran interés que luego tendrán que pagar los españoles. La semana que viene se deben anunciar cambios en el modelo de financiación. El país está adquiriendo unos compromisos con los inversores difícil de corresponder.

Foto: ppmelilla

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...