España cumplió el objetivo de deuda pública en 2016

El endeudamiento público se situó en el 98,98% del PIB frente al 99,4% comprometido con Bruselas, mejorando los datos de 2015 y 2014.

deficit

En no pocas ocasiones, los pronósticos en materia económica de los responsables públicos se apoyan en interpretaciones muy optimistas que acaban dándose de bruces contra la realidad. Por ello, en los últimos años hemos asistido a sistemáticos incumplimientos de los objetivos de déficit por parte del Estado español y de otros muchos países europeos (por desgracia, pocos pueden sacar pecho en este apartado). Sin embargo, es de justicia reconocer aquellos casos en los que las previsiones se cumplen aunque sea en el último minuto del partido.

España logró cerrar 2016 dentro del objetivo de deuda pública comprometido con Bruselas. Concretamente, nuestro país arrojó una ratio final de deuda sobre el PIB del 98,98% frente al 99,4% que se había marcado como límite. Para muchos analistas, se trata de una auténtica sorpresa porque el ritmo en que había aumentado el endeudamiento en los meses anteriores no invitaba precisamente a creer en que se pudiera estabilizar en diciembre. Así ha ocurrido a pesar de que, en términos absolutos, la deuda haya aumentado en algo más de 30.000 millones de euros.

Este último dato es sumamente revelador de por qué se ha conseguido frenar el repunte de la deuda en términos relativos. De no haberse experimentado un espectacular crecimiento del PIB del 3,2% se habría incumplido un año más el objetivo previsto. Este considerable repunte de nuestra economía superó las previsiones iniciales y, por ello, permitió compensar el aumento del endeudamiento. En un sentido más amplio, 2016 fue el primer ejercicio desde 2007 en que la deuda se redujo en comparación con los dos años anteriores.

Si en 2015 y 2014, el Estado presentó ratios de endeudamiento del 99,8% y del 100,4%, respectivamente, el año pasado pudo aliviar el porcentaje en ocho décimas. Sea como sea, España sigue teniendo un muy grave problema con la deuda pública, parcialmente mitigado por los bajos intereses que ha tenido que afrontar por sus bonos desde 2013. La previsible alza del mercado de deuda puede pillar a contrapié a un Gobierno que está corrigiendo los desequilibrios con lentitud.

Vía: La Vanguardia.

Foto: © alphaspirit

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...