El recorte de 65.000 millones agravará la recesión hasta 2013

Mariano Rajoy califica de «extrema» la alternativa tomada para superar la crisis. Unos recortes que permitirán ahorrar 65.000 millones de euros pero que atrasan la salida de la crisis hasta 2014.

Mariano Rajoy anunció, en el Congreso de los Diputados, que los recortes supondrán un ahorro de 65.000 millones de euros. Una alegría que nos llega después de la reunión del Ecofín y dos días después de la charla del Eurogrupo sobre el rescate financiero español, del cual el memorando extraído se presentará el 20 de julio.

No obstante, los españoles nos vemos obligados a aguantar la crisis un largo periodo más y es que, en palabras del presidente del Gobierno: «Para el año que viene todas las previsiones apuntan a que la situación recesiva continuará, aunque más cerca del 0%«. Una frase que indica que mantendremos la crisis durante 2013. Se trata del segundo retoque del déficit que ha realizado el PP en medio año.

Mariano Rajoy

Rajoy sube el IVA del 18 al 21% y reduce las prestaciones de desempleo.

Las previsiones o, mejor dicho, lo que se espera es que el país reduzca el 8,9% de déficit de 2011 a un 6,3% a finales de 2012. Una cifra que bajará hasta el 4,5% en 2013 y al 2,8% en 2014. Números que distan bastante del actual panorama. Los 65.000 millones de euros serán consecuencia de la subida del IVA, el sueldo de los funcionarios, la reducción de concejales o la terminación de la desgravación por compra de vivienda habitual. Se trata de una de las medidas más duras desde al menos el Plan de Estabilización de 1959.

Muchos expertos afirman que el aumento del IVA no será un factor directo del rescate del consumo, que está muy afectado por una pésima demanda interna. Se trata de un incremento en tres puntos del tipo general y de dos del reducido que se traducirán en una mayor restricción del consumo y menos ingresos por esta vía, aunque tengan, supuestamente, una recaudación adicional de 4.500 a 5.000 millones. Algo que significa un aumento de los despidos, bajadas de sueldos y un recorte en la asignación por prestación por desempleo. El Gobierno mantiene lo contrario, que se trata de una medida para la búsqueda de empleo de más de cinco millones de parados.

José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), indica: «Está claro que habrá un efecto para el consumo, pero al mismo tiempo, si España gana credibilidad en los mercados de capitales y se realizan las reformas estructurales necesarias, se bajará el coste de financiación, mejorará la confianza y se podrá impulsar la inversión. Al Gobierno no le quedaba otra opción, porque el déficit se estaba yendo al 8%; uno se pregunta por qué no se presentó un plan de esta naturaleza mucho antes».

Estando presente la devaluación del euro, España sufre una subida del impuesto en todos los productos que se consumen que afecta sólo a importaciones (las exportaciones no pagan IVA). Del mismo modo, la disminución de las cotizaciones provoca una reducción de los costes de las empresas y una mejora de su competitividad.

Fuente / El País

Foto / European People’s Party – EPP

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...