El Partido Laborista británico reemplaza la socialdemocracia por el socialismo

Tras la última derrota electoral, la militancia laborista compra el discurso radical de Jeremy Corbyn y sitúa al partido a la izquierda de la socialdemocracia.

reino unido

Una derrota electoral puede tener consecuencias impredecibles en la dirección de un partido, máxime si este mal resultado no se esperaba en ningún caso. Eso es lo que le ha ocurrido a uno de los partidos más antiguos en el ámbito de la izquierda, el Partido Laborista de Reino Unido. Desde el pasado domingo, la formación que lidera la oposición al Gobierno de David Cameron cuenta con un líder que perfectamente podría haberse presentado como cabeza de cartel de Podemos en España o Syriza en Grecia, Jeremy Corbyn.

El veterano político laborista ha canalizado el malestar general dentro de la formación laborista para llevar a cabo un histórico giro a la izquierda. No en vano, todos los virajes que había realizado el partido hasta la fecha se habían producido para acercarlo al centro político, consolidando el pensamiento socialdemócrata como la ideología predominante en el laborismo. El mejor ejemplo de esta tendencia se vio a mediados de la década de 1990, cuando Tony Blair y su ‘Nuevo laborismo’ consolidaron la tercera vía entre el conservadurismo y el socialismo.

Ahora, Corbyn se convertirá en el azote de Cameron con un discurso en el que destacan propuestas como la elevación de los tipos máximos de IRPF por encima del 60%, nacionalización masiva de sectores donde hoy participa la empresa privada, aumento sin concretar del Impuesto de Sociedades y de otros tributos, fijación de un salario máximo interprofesional y aprobación de un ‘QE’ británico para realizar inversiones públicas. Un decálogo que se completa con su voluntad de sacar a Reino Unido de la OTAN.

Desde luego, el programa con el que el Partido Laborista presentará batalla al Conservador no parece casar muy bien con el tipo de políticas que los británicos avalaron en las últimas elecciones. Si Cameron obtuvo el 38% de los votos y la mayoría absoluta parlamentaria prometiendo más austeridad y menos impuestos, no parece que escorarse a la izquierda sea una apuesta coherente con lo expresado en las urnas. En cualquier caso, cinco años son un mundo y Corbyn no tiene prisa.

Vía: Libre Mercado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...