El keynesianismo sume a Japón en la recesión

El programa de inversiones públicas ‘Abenomics’ se confirma como un sonoro fracaso y precipita la entrada de Japón en recesión tras caer un 1,6% en términos intertrimestrales.

tokyo

De acuerdo con los datos facilitados por el Banco de Japón, la economía nipona se encuentra oficialmente en recesión. Lo hace además contra todo pronóstico (respecto a las predicciones oficiales, obviamente) puesto que la mayoría de analistas estimaban que la potencia pacífica experimentaría un crecimiento no inferior al 2% durante el tercer trimestre del año. La realidad es que el PIB japonés se ha contraído un 1,6% durante dicho periodo, lo que echa por tierra cualquier posibilidad de crecimiento en términos interanuales.

La constatación de la entrada en recesión de una economía tan importante como la de Japón dispara todas las alarmas en el resto del mundo, y con razón. El paquete de medidas que el primer ministro conservador, Shinzo Abe, lleva aplicando desde 2012, conocido popularmente como ‘Abenomics’, se ha revelado como un completo fracaso. Un fiasco que no ha puesto remedio al problema crónico de Japón con el endeudamiento (que alcanza el 240% de su PIB) y que ha acentuado el estancamiento económico tras un breve periodo de relativo crecimiento que no ha tenido continuidad.

Ahora, Japón se enfrenta a un contexto muy incierto, en el que no está nada claro si el Gobierno de Abe seguirá apostando por su plan de estímulos e inversiones públicas o si desmontará total o parcialmente el programa. De darse el primer escenario, la deuda seguiría un imparable ascenso, los salarios volverían a congelarse en el mejor de los casos y muy probablemente sean imprescindibles nuevas alzas fiscales. Cabe destacar que Abe ultimaba una subida de los impuestos al consumo.

Si, por el contrario, el Ejecutivo vuelve sobre sus pasos y prescinde del keynesianismo, la economía nipona acusará notablemente el golpe a corto plazo, pues la dependencia de las inversiones públicas creada en los mercados será difícil de revertir. Para evitar posicionarse en uno u otro sentido (aunque se da por hecho que su intención es perseverar en su programa), Shinzo Abe ha anunciado que convoca elecciones anticipadas (debían celebrarse a finales de 2015) y que retrasa la subida del IVA hasta 2017.

Vía: Expansión

Foto: Ian Muttoo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...