El índice de riesgo país como evaluación para los inversores

Para los inversores, el índice de “riesgo país” representa una medida fiable de orientación al momento de decidir si invertir o mantenerse a la expectativa. Esta factor está relacionado directamente con el precio que deberán pagar dichos inversores por arriesgarse a hacer negocios en un determinado país, constituye por tanto una medida de riesgo.

Para los inversores, el índice de “riesgo país” representa una medida fiable de orientación al momento de decidir si invertir o mantenerse a la expectativa. Esta factor está relacionado directamente con el precio que deberán pagar dichos inversores por arriesgarse a hacer negocios en un determinado país, constituye por tanto una medida de riesgo.

Si hacemos una interpretación a simple vista, el valor que arroja el índice “riesgo país”, estará condicionado por múltiples factores; entre los que se cuentan los internos, como la situación política o externos como por ejemplo la actual situación de la economía norteamericana. Los países son clasificados de acuerdo a su permeabilidad por tal o cual factora y el resultado del índice indicará a menor valor, si existirán probabilidades mayores de conseguir una inversión externa.

Otra de las definiciones aceptadas para esta medida, es la que relaciona el resultado del índice con la probabilidad de que un país incumpla las obligaciones financieras derivas de su deuda externa. Para determinar este punto, las calificadoras de riesgo estiman algunos factores, que como vimos anteriormente, dependen mucho de las condiciones del país.

Por ejemplo, un factor común de medición son los resultados de la gestón económica llevada a cabo por los encargados de gobierno; si el estado mantiene una deficiente gestión económica, esto en consecuencia se interpreta como que no podrá cumplir con sus obligaciones ante sus acreedores internacionales. Asimismo una recesión en la economía global, las  políticas de estado internas o externas, derivadas de posturas de los gobiernos de turno que atenten contra las nuevas tendencias de la globalización como el libre mercado, demuestren poca voluntad de pago o signifiquen restricciones económicas al comercio libre, son interpretadas negativamente por las calificadoras.

Los factores de inestabilidad como el caso de desastres naturales que afecten la economía nacional de un estado de manera profunda, pueden ser interpretados también de forma negativa; sin embargo este factor en particular, tiene que ver bastante con economías poco industrializadas, que no basan sus ingresos en la tecnología y los productos finales, si no más bien en la producción agrícola.

De todo lo anterior queda claro, que hay una especie de mimetismo entre el adecuado desempeño de una economía (incluido el crecimiento) y el índice de riesgo país; debemos tener en cuenta, sin embargo, que los principales determinantes de este indicador son las variables macroeconómicas más fuertes como la relación existente entre la deuda el PBI en caso de un país o la deuda y el producto final en caso de una empresa. Como una consecuencia de ello, en caso del riesgo país, muchas veces las variaciones se basan en las tendencias que muestra el ámbito interno.

Tomemos un ejemplo interesante de un país sudamericano, el Perú, se estima que el riesgo país ha venido disminuyendo sostenidamente durante los últimos meses, pero se puede apreciar a través de las informaciones de las calificadoras que aún exhibe un fuerte componente de riesgo importado. Esto se debe a los efectos secundarios de la globalización y los posibles problemas que puedes suceder en las economías más fuertes del globo, como la norteamericana, y que afectan a las economías de la región. El reconocer e identificar los elementos de riesgo, tanto internos como externos constituye una misión que deben asumir aquellos entes involucrados en el mercado de capitales, públicos o privados, inversionistas o emisores.

Las calificaciones del riesgo país vienen dadas por tres empresas principalmente: Moody’s, S&P (Stándar y Poor’s) y Fitch IBCA Latinoamérica. Continuando con el ejemplo anterior Fitch ubica al Perú en una calificación BB, pero ¿Qué significa esto?, las calificaciones vienen dadas en letras las cuales se interpretan de la siguiente forma:

AAA, indica una muy alta capacidad de pago de capital e intereses que implica la inexistencia de factores de riego y por lo tanto motiva a los inversores.

Aa1 o AA+,  demuestra una significativa capacidad de pago de capital e intereses, bajo un riesgo controlado o moderado, tendiendo a ser bajo.

Aa2 o AA, muy similar a las anteriores y demuestra que el emisor puede cumplir con sus obligaciones financieras.

Aa3 o AA-, demuestra que el emisor puede cumplir pero con cierto riesgo, aunque este es bajo.

A1 o A+, esta calificación demuestra un riesgo moderado alto, que a pesar de todo implica que el emisor posee una buena capacidad de pago de capital e intereses.

A2 o A, en esta calificación se muestra que el país o emisor es propenso a ser afectado por condiciones económicas adversas y cambios coyunturales externos e internos, por lo tanto existe bastante riesgo pero de todas formas se mantiene una fuerte capacidad de pago.

Baa1 o BBB+, el deudor muestra una capacidda de pago aceptable en cuanto a capital e intereses; sin embargo el riesgo es alto, susceptibles a incrementarse debido a factores económicos fuera del control del país.

Baa2 o BBB, las obligaciones de este tipo muestran parámetros de protección adecuados; sin embargo la capacidad de pago puede reducirse sustancialmente e incluso detenerse si se presentan cambios coyunturales principalmente externos, aunque sin descartar variaciones de política y tendencias internas.

Ba1 o BB+, este tipo de calificación se presenta como media, con alto riesgo y una tendencia a que la empresa o país puede retrasarse en el pago de intereses y capital.

Ba2 o BB, a pesar de ser de un nivel bajo, una obligación calificada BB es menos propensa al no pago que otras emisiones; pero existe mayor incertidumbre y es más propensa a la exposición de condiciones adversas de negocios, financieras o económicas que pueden llevar al emisor a incumplir con sus obligaciones.

B1 o B+, este tipo presenta la alta probabilidad de que la empresa o país no pueda cancelar el principal de su deuda ni los intereses; se presenta una mínima capacidad de pago complementada con un alto riesgo alto.

B2 o B, este tipo es la más peligrosa, muy propensa al no pago de las obligaciones, incluso más que las del tipo BB; sin embargo a pesar de ello existe la voluntad de pagar de alguna manera, capacidad que puede deteriorarse en gran forma por condiciones adversas de negocios, situaciones económicas o influencias externas.

Ahora ustedes podrá identificar la verdad con respecto a como ven los inversores extranjeros al país donde viven, sólo ingresen a las páginas de las calificadoras y vean que combinación de letras les otorgan, se darán cuenta que algunas veces lo que dicen los reportes oficiales no está relacionado con la realidad.

Créditos:

Imagen 1: obtenida de Wikipedia, autor: Vrysxy (Alex).

Imagen 2: foto del autor.

Imagen 3: Colage a partir de imágenes de las calificadoras mencionadas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...