El hundimiento del petróleo podría sanear el sector estadounidense del ‘fracking’

Con el barril de Brent cotizando en los 31 euros, la rentabilidad de las firmas sigue reduciéndose pero su bajo endeudamiento les da margen.

fracking

El desplome de los precios del barril de crudo da pábulo a visiones muy distintas sobre sus implicaciones en la economía global. Desde la óptica española, la primera impresión es que este fuerte descenso es una bendición, por cuanto nuestra dependencia de las importaciones es prácticamente absoluta. No obstante, para las empresas norteamericanas que trabajan con el ‘fracking’ se trata de una dura prueba de la que muchas no sobrevivirán. El economista Daniel Lacalle tiene claro que esta suerte de selección natural será positiva.

Al cierre de esta edición, el barril de Brent cotizaba en los 31,29 euros, anotándose un nuevo descenso intradía del 6,23% y acumulando una caída en los últimos doce meses del 34,04%. Ante semejante situación, que no tiene visos de cambiar sustancialmente a medio plazo, ¿es posible que las empresas del sector puedan salir indemnes con los precios por los suelos? Las más endeudadas, desde luego que no. No obstante, solo el 11% de la producción vía ‘fracking’ estadounidense corresponde a empresas que cuentan con pasivos excesivos.

De lo anterior se desprende que el sector está mucho más saneado de lo que suele afirmarse, lo cual no impide que muchas firmas hayan cerrado o estén a punto de hacerlo. El secreto para resistir decentemente radica en la reducción de costes, que ha acompañado al descenso de los precios en el mercado. En estos momentos, Goldman Sachs cifra en 18 dólares por barril el coste de producción medio de las compañías de ‘fracking’, lo que todavía da cierto margen siempre y cuando no deban refinanciar mucha deuda.

Tampoco hay que caer en el error de considerar que todo el negocio de estas empresas se reduce al petróleo. Muchas de ellas producen también gas natural, una materia prima que no ha caído con tanta intensidad como el ‘oro negro’. Otro factor a considerar es que las empresas pequeñas menos rentables podrían ser absorbidas por los grandes conglomerados, cuya exposición a la deuda es mínima. Así, se aminoraría también el impacto de las quiebras sobre la economía estadounidense.

Vía: Cotizalia.

Foto: fracking vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...