El Gobierno podría suprimir el canon digital

La decisión estaba ya tomada desde hacía días, antes de que el escándalo que ha salpicado a la SGAE ocupase las portadas de todos los medios de comunicación. Ahora, la decisión del Gobierno de retirar el llamado canon digital verá la luz en medio de una fuerte polémica. Todo a raíz de la decisión del juez de imputar a Tedy Bautista, presidente de la mencionada sociedad de autores, por autorizar, consentir e impulsar una red empresarial ‘parasitaria’ que habría estado robando fondos de la sociedad. Si anunciar la retirada del canon digital en estos precisos momentos coloca la medida en una tesitura complicada, desde el periódico La Vanguardia se preguntan por qué no se comunicó la decisión cuando ésta fue tomada. La tesis que se baraja es la de que Zapatero habría delegado en Alfredo Pérez Rubalcaba, futuro candidato a la presidencia, la decisión sobre momento idóneo para hacer pública la propuesta.

La ministra de Cultura comparecerá en el Parlamento.

Recordemos que el canon digital es una tasa que se aplica a todos los instrumentos tecnológicos que puedan guardar cualquier tipo de material audiovisual: desde los CD’s hasta un disco duro, pasando por los teléfonos móviles. Pese a que la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se había autoproclamado como la gran defensora de este impuesto compensatorio para los autores, lo cierto es que la sentencia del caso Padawan dictada desde Bruselas, establecía como ilegal la aplicación generalizada e indiscriminada que se hacía del canon digital en España. La nueva ley impulsada por el Gobierno propondría, por tanto, otros mecanismos compensatorios para los autores que no pasasen por el presente canon.

Ángeles González-Sinde, sobre las cuerdas

La supresión del canon digital constituiría una especie de compensación ante polémica e impopular Ley Sinde, intentando limpiar de ese modo la imagen de la propia ministra. Una operación que no habría salido como se esperaba, pues la irrupción del caso SGAE ha caído como un jarro de agua fría sobre González-Sinde. Un batacazo político para una ministra cuyo discurso oficial se había caracterizado por las muestras de apoyo al lobby que conforman los miembros de la Sociedad General de Autores. Si todo marcha como está previsto, la ministra comparecerá ante el Parlamento en un espacio breve de tiempo, pese a que desde el Partido Popular ya se ha apuntado a que podrían demandar una interpelación urgente para que comparezca en el próximo pleno del Congreso, que tendrá lugar el martes de la semana que viene.

Foto por Press Cambrabcn en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...