El Gobierno ajusta sus medidas económicas al intenso calendario electoral de 2015

El desgaste del PP en las encuestas propicia una aplicación más laxa de la política de contención del gasto público con vistas a los próximos comicios.

rajoy

Por si alguien tenía alguna duda, el Gobierno de Mariano Rajoy vuelve a demostrar que su principal preocupación en estos momentos es ganar posiciones con vistas a las elecciones municipales, autonómicas y generales que se celebrarán el próximo año. El mazazo de las europeas (en las que el PP apenas consiguió el 26% de los votos) disparó todas las alarmas no solo en la calle Génova, sino también en los distintos centros de poder local y regional que podrían perderse. El Ejecutivo perfila su estrategia para evitarlo.

El primer gran anuncio en este sentido fue la reforma fiscal, que a pesar de no subsanar todas las alzas impositivas aprobadas desde diciembre de 2011 sí que alivian considerablemente la presión tributaria sobre muchos contribuyentes. De manera bien reveladora, las rentas inferiores a 30.000 euros anuales serán las más beneficiadas en el nuevo marco fiscal que comenzará a aplicarse en enero de 2015 y que se completará, si no cambia el signo político del Gobierno, un año más tarde. La clase media-alta es en cambio la gran perjudicada.

A la reforma fiscal le siguió la confirmación de que los empleados públicos que se vieron afectados por la supresión de la paga extra correspondiente a 2012 la recuperarán próximamente. Aunque todavía no se conocen ni lo plazos ni el formato de la devolución, se espera que esta se materialice con prontitud. Una decisión que se toma tras conocerse que la deuda pública alcanza ya el 98,4% del PIB y que muy probablemente superará en 2015 el crítico umbral del 100%.

Para redondear su estrategia electoral, algunos medios han filtrado que el Gobierno ha dado órdenes expresas a los responsables de las empresas públicas para que no se despida a nadie durante el próximo año. Los entes locales y centrales serán los más beneficiados por esta ‘recomendación’, que asegura que los cerca de 2,5 millones de empleados públicos conservarán su puesto de trabajo en 2015. Conscientes de que el paro es la principal preocupación de los españoles, el Ejecutivo popular no desea aumentarlo.

Vía: Libre Mercado

Foto: Contando Estrelas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...