El empleo responde peor de lo esperado en agosto

Por primera vez desde enero, el paro crece en España en términos intermensuales. Se trata de un síntoma más de los desequilibrios subsistentes en nuestra economía.

empleo

Cuando los ciudadanos de a pie se encuentran con noticias como el desplome de los mercados internacionales debido a la crisis china es muy probable que sientan que se trata de algo completamente ajeno a ellos. Esta sensación también se respiraba en 2008, cuando estallaba una crisis que tendría precisamente a esos ciudadanos como grandes víctimas. Con esto no queremos que cunda el pánico sino que se entienda que todo está mucho más relacionado de lo que se cree. El paro, por ejemplo, es una variable muy permeable.

Las cifras de paro registraron mostraron un crecimiento del número de desempleados de 21.679 durante el mes de agosto. El último mes del verano no es muy propicio para el verano porque a lo largo de él van venciendo parte de los contratos que se suscribieron específicamente para el periodo estival. No obstante, el deterioro de la ocupación en el último mes ha sido más acusado de lo esperado. Se diga lo que se diga, desde las administraciones confiaban en que la corrección fuera mínima o inexistente.

Para contextualizar el dato, conviene señalar que se trata de un repunte casi tres veces mayor que el vivido en el mismo mes de 2014 y que pone fin a un semestre completo de creación de empleo. Como contrapunto positivo, en estos momentos hay 359.975 personas menos apuntadas en las listas del paro que hace un año (una notable mejora interanual del 8,1%). En cualquier caso, han sido varias las voces acreditadas que han insinuado que las cifras mensuales son malas y que pueden anticipar un fin de año poco productivo.

¿Por qué relacionamos estos datos con la crisis bursátil china? Porque las bolsas son un termómetro muy agudo del pulso de la economía mundial y, por supuesto, nacional. Esta crisis ha llevado a muchos recordar que países como España siguen teniendo muchos problemas por resolver, como la deuda y el déficit públicos y el paro. Confiemos en que los sustos de agosto sirvan para que se adopte la actitud necesaria para evitar males mayores.

Vía: Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...