El déficit público español sorprende… para bien

Por segunda vez en los últimos seis años, España se situó por debajo del objetivo de déficit comprometido con Bruselas en 2016.

deuda

A comienzos de este mes, en Empresayeconomia.es nos hicimos eco de una inesperada noticia a cuenta de uno de los parámetros macroeconómicos más delicados para España. Y es que, nuestro país cumplía finalmente con el objetivo de deuda pública en 2016 al situarla por debajo de los datos de 2015 y 2014. Ahora, la sorpresa se ha visto en el caso del déficit público, ámbito en el que España no ha destacado precisamente por su grado de cumplimiento de los diferentes objetivos acordados con Bruselas.

En 2016, el déficit público español se situó en el 4,3% del PIB, tres décimas por debajo de la meta prevista (4,6%). Aunque se trata todavía de una cifra provisional pendiente de la revisión de ciertos indicadores, todo parece indicar que, efectivamente, España hizo los deberes. Pese a que esta situación debería de ser la más habitual, lo cierto es que, si echamos la vista atrás, nuestro país solo se había situado por debajo del límite previsto en una ocasión en los últimos cinco años. Concretamente, en 2014.

Especialmente llamativo fue el caso de 2015, cuando la desviación resultaba evidente antes de que concluyera el año y cada revisión de las previsiones no hacía sino aumentar el desfase. España debería haber cerrado ese año con un déficit del 4,2% que, finalmente, se elevó al 5,1%. Y puestos a reconocer el trabajo realizado en los últimos años en este sentido, basta señalar que el déficit no ha dejado de reducirse desde 2012. Aquel año, en el que se procedió al rescate bancario, el desajuste en las cuentas públicas se disparó hasta el 10,5% incluyendo esas ayudas (6,7% sin ellas).

Siguiendo con las comparaciones, el dato de 2016 -que, recordemos, todavía debe ser confirmado por el Ministerio de Hacienda- es el mejor que se ha registrado desde 2007. Por consiguiente, las cuentas públicas españolas han recuperado la situación previa al estallido de la crisis. No obstante, a mediados de la última década el Estado contaba incluso con superávit presupuestario. Sea como sea, siempre es positivo corregir desequilibrios contables.

Vía: El Mundo.

Foto: © Ai825

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...