El Consejo de Ministros aprueba la Reforma fiscal con pocos cambios

El Gobierno deja casi sin efecto el gravamen a las indemnizaciones por despido, aplicable a partir de 180.000 euros, y confirma el resto de medidas.

montoro

Dio mucho que hablar durante su larga preparación y lo está haciendo también de cara a su aprobación definitiva. Uno de los aspectos más controvertidos del primer texto presentado por Hacienda, la cotización de las indemnizaciones por despido a partir de cierto umbral, ha sido de hecho eliminada (ahora cotizarán solo las indemnizaciones superiores a 180.000 euros, muy poco frecuentes). De igual modo, la aplicación de esta medida se retrasó hasta el 1 de agosto (inicialmente comenzaba a aplicarse el 20 de junio).

Independientemente de los cambios de última hora, que en cualquier caso han quedado restringidos a lo concerniente a las indemnizaciones, la aprobación el pasado viernes de la Reforma fiscal permite conocer definitivamente el contenido del último gran paquete de medidas de esta legislatura. Por un lado, las rebajas en el IRPF se mantienen tal y como fueron presentadas (pasa de siete a cinco tramos y se beneficia a las rentas bajas), dejando el tipo máximo en el 47% (aplicable a partir de 60.000 euros anuales) en lugar del 52% actual.

El Impuesto de Sociedades es también revisado a la baja, pasando su tipo general al 28% en 2015 (actualmente se encuentra en el 30%) y al 25% en 2016. Idéntico descuento se encuentran las pymes cuyas bases imponibles superen los 300.000 euros, aunque el tipo ordinario se queda en el 25% (descontando eso sí un 5% por las reservas de nivelación y capitalización, lo que en la práctica deja este impuesto en el 20%). Los autónomos por su parte aparecen claramente beneficiados al rebajarse su tipo mínimo desde el 21 al 15% de manera inmediata (hasta 15.000 euros).

En suma, a pesar de las numerosas bajadas en distintos impuestos y circunstancias, lo cierto es que la situación tributaria española regresa a niveles de 2011, algo que sin duda ha decepcionado a muchos analistas por lo poco ambicioso del proyecto. Algunos expertos hablan incluso de semi-reforma, ya que no implica la revolución fiscal prometida y tampoco incorpora en absoluto las recomendaciones del ‘Informe Lagares’ encargado expresamente para ello.

Vía: elEconomista

Foto: Magnus Manske

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...