El calendario del ‘Brexit’: así se desconectará el Reino Unido de Europa

Theresa May fija el primer trimestre de 2017 como el punto de inicio de las negociaciones. Ello abriría un calendario muy beneficioso para Londres.

Student standing above the sign for brexit or Europe

La convulsión política que siguió al triunfo del ‘Leave’ en el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea (UE), con la renovación casi completa del Gobierno de Su Majestad, dilató notablemente el proceso de salida. Este periodo de incertidumbre fue visto por distintos analistas como un supuesto paso atrás de las autoridades británicas, que no veían nada claro el abandono de la UE. Estas conjeturas han quedado despejadas después de que la Primer Ministra Theresa May pusiera fechas muy concretas al procedimiento que en breve se iniciará. Este es el calendario del ‘Brexit’.

El gran objetivo: un acuerdo rápido

May y su entorno han dejado muy claro que su primera intención es conseguir un acuerdo entre Londres y Bruselas que facilite una desconexión rápida e indolora para ambas partes. Leyendo entre líneas, lo que pide el Ejecutivo británico es un trato de favor en las relaciones con el resto de la UE una vez se materialice la salida, apelando sistemáticamente a los ejemplos de Suiza y Noruega. Existen fundados temores de que la inversión se desplome en el Reino Unido en los meses siguientes a dar por concluida su etapa dentro de la UE.

Por ello, May ha confirmado que la cuenta atrás se iniciará antes del 31 de marzo de 2017. Dicho de otro modo, Londres invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa durante el primer trimestre del próximo año. Si todo discurriera de acuerdo con la hoja de ruta de Londres, ni siquiera sería necesario agotar los dos años que dicho tratado pone como plazo para que el abandono se materialice. No es difícil ver que se trata de una previsión bastante optimista, puesto que implicaría que el ‘Brexit’ sería una realidad a finales de 2018.

La gran baza de May

La mayoría de análisis se centran en abordar el impacto negativo que todo este asunto tendría para Reino Unido. May recuerda cada vez que tiene ocasión que el resto de Europa no saldría incólume de una ruptura poco amistosa. La Primera Ministra tiene claro que el débil crecimiento de la economía comunitaria durante los últimos años no sobreviviría a un choque de trenes. Por consiguiente, espera llevar la voz cantante en unas negociaciones que, al menos en un primer momento, desde Bruselas se exigía que fueran lo más rápidas posible.

Dos años muy inciertos para Europa

Si nos detenemos a examinar qué es lo que podría suceder entre 2017 y 2019 en paralelo con las negociaciones, lo cierto es que la posición británica parece salir fortalecida. De entrada, la inestabilidad política amenaza con volverse endémica en Europa, con dos citas cruciales con las urnas en Alemania y Francia en 2017. En 2018, será el turno de Italia. Paralelamente, España todavía no ha resuelto la crisis política abierta tras las elecciones generales de diciembre de 2015.

El auge de la extrema derecha euroescéptica es la nota común en los comicios federales alemanes y en los presidenciales franceses. En el primer escenario, Angela Merkel afronta su comparecencia electoral más complicada aunque las encuestas la sitúan como ganadora. Su homólogo francés François Hollande no correría tanta suerte, no teniendo garantizado ni siquiera el pase a la segunda vuelta. Frente a esta caótica fotografía, el Partido Conservador gobierna con mayoría absoluta en Reino Unido y solo las recurrentes tensiones territoriales con Escocia rompen esta tranquilidad.

Otros riesgos de demorar el proceso

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, en 2019 tendrán lugar las elecciones al Parlamento Europeo. Si el ‘Brexit’ no es una realidad a mediados de año, los británicos tendrán que elegir a sus representantes en Estrasburgo, lo cual crearía una situación poco menos que esperpéntica. Por tanto, todo apunta a que las condiciones de la salida británica se tendrán que negociar mientras los pesos pesados de Europa pelean por su reelección. Ciertamente, Londres contará con mucha más fuerza de la prevista.

Los puntos de la discordia

Conocido el calendario más factible para el ‘Brexit’, solo resta exponer cuáles son los principales puntos de desencuentro. May buscará el mejor marco posible para preservar los intereses comerciales de su país, lo que podría pasar por la más o menos libre circulación de mercancías y capitales. Eso sí, la movilidad de trabajadores e inmigrantes no se aceptará en ningún caso. Bruselas deberá jugar sus cartas con mucha inteligencia.

Vía: El Confidencial.

Foto: © uroszunic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...