El BCE mueve ficha para presionar a Grecia

Mario Draghi anuncia que los bancos griegos dejarán de poder usar la deuda del país como aval para obtener financiación preferente el 12 de febrero.

mario draghi

Los titulares sobre el nuevo Gobierno de Grecia se suceden a velocidad de crucero y eso que el Ejecutivo heleno apenas ha tenido tiempo de hacer nada. No obstante, en poco más de una semana sí que ha encontrado tiempo para jugar al ratón y al gato con los inversores y con las instituciones comunitarias, abriendo la puerta a posibles impagos y, al mismo tiempo, asumiendo todas sus obligaciones de pago. Este esquizofrénico comportamiento ha encontrado al fin un primer obstáculo de envergadura: Mario Draghi.

Aunque no es algo que pille por completo por sorpresa a Alexis Tsipras y sus colegas de Syriza, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) se ha permitido recordar al mediático ministro griego de finanzas, Yanis Varoufakis, que los bancos helenos dejarán de tener acceso a vías de financiación preferentes como venía sucediendo desde el primer rescate. En virtud del acuerdo con la Troika, las entidades bancarias de Grecia podían utilizar los bonos de deuda del país para acudir al BCE en busca de liquidez. Sin rescate, este mecanismo desaparece.

Las consecuencias de esta medida deberían haber empezado a sentirse el próximo 1 de marzo, cuando expire la vigencia del segundo rescate. Sin embargo, el BCE ha acelerado los plazos y será el próximo 12 de febrero cuando se cierren dichas vías de financiación para la banca, algo que afectará colateralmente al propio gobierno. No en vano, los bancos usaban una parte muy importante de ese dinero para comprar letras y bonos del Estado, rebajando así la presión de los mercados sobre Grecia. Ahora, el país queda completamente expuesto.

El movimiento de Draghi responde así a la indignación alemana sobre el tono con el que los representantes griegos estaban acudiendo a las distintas reuniones con sus acreedores, en especial el citado Varoufakis. A ojos de Alemania y de buena parte de la Europa solvente, el Gobierno griego parece no ser consciente de que sus necesidades de financiación le aconsejan moderarse y buscar acuerdos rápidos. Lógicamente, no se descartan líneas de emergencia a modo de respiración asistida.

Vía: El Mundo

Foto: World Economic Forum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...