Duro golpe judicial a la reforma laboral

El fallo del Tribunal Supremo establece que los convenios colectivos no caducan hasta que se aprueben otros, puesto que constituyen una obligación contractual más.

reformaLa reforma laboral fue la primera gran medida adoptada por el Gobierno de Mariano Rajoy en sus primeros meses de ejercicio. Exigida por empresarios y autoridades comunitarias, la reforma del mercado de trabajo acababa con algunas rigideces históricas de la legislación laboral española y facilitaba tanto el despido como la contratación. Debido al momento en que fue aprobada, los meses siguientes a su entrada en vigor supusieron una sangría de trabajadores y cotizantes, enervando más si cabe la oposición de la izquierda y los sindicatos.

Por ello, la reforma laboral pasa por ser la iniciativa más polémica de la actual legislatura (con el permiso de la LOMCE). La pasada semana, el Gobierno recibió un duro golpe por parte del Tribunal Supremo, que falló en contra de uno de los elementos más controvertidos del texto, el que afirma que la no renovación de los convenios colectivos supone su supresión. Contrariamente a la interpretación gubernamental de este aspecto básico de la normativa laboral, el TS señala que la vigencia de un convenio no expira hasta que se apruebe otro.

De acuerdo con la reforma, todos los convenios tenían un año de prórroga (la llamada ultraactividad) para renegociarse entre las partes. En caso de no alcanzar un acuerdo, las condiciones del convenio ya no eran de obligado cumplimiento. La decisión del alto tribunal anula dicha cláusula y da la razón a la demanda presentada por el sindicato USO y que ya obtuvo una primera sentencia favorable por parte del Tribunal Superior de Justicia de Baleares. La clave de la resolución es que las condiciones del convenio están ligadas al contrato del trabajador.

Por ello, la conclusión del plazo estipulado por el convenio no tiene ninguna implicación práctica, ya que forma parte implícita de las obligaciones contractuales entre empresas y trabajadores. Con todo, el TS también muestra el camino para que el Ejecutivo adapte la reforma, que pasa por modificar el artículo 45 del Estatuto de los Trabajadores. El principal problema para Rajoy es que el fallo le obliga a actuar en pleno año electoral.

Vía: El Periódico.

Foto: Nemo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...