Díaz Ferrán declara ante el juez

El expresidente de la patronal Gerardo Dïaz Ferrán declara hoy ante el juez acusado de ocultar bienes para evitar pagar a los acreedores de Marsans, empresa que vendió a su socio Ángel de Cabo a cambio de que la ayudara a evadir capitales.

Díaz Ferrán en un acto cuando aún presidía la CEOE.

Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE, declara hoy ante el juez por ocultación de bienes para evitar pagar a los acreedores de Marsans, la agencia de viajes que presidía. Díaz Ferrán está acusado de insolvencia punible, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, los mismos delitos que se atribuyen a los otros ocho detenidos en la Operación Crucero. Además de Díaz Ferrán, hoy también pasarán por la Audiencia Nacional Iván Losada, mano derecha de Ángel de Cabo -socio de Díaz Ferrán y propietario del “fondo buitre” que compró Marsans-, Antonio García Escribano, Rafael Tormo Aguilar y José Pardo Manrique, estos tres presuntos testaferros.

Fuentes de la investigación indican que el expresidente de la CEOE y su socio Gonzalo Pascual -fallecido en julio- acordaron con de Cabo la ocultación de los bienes de Marsans y sus sociedades patrimoniales para evitar pagar a los acreedores del grupo turístico. Dentro de este proceso produjo la venta de Marsans a de Cabo en junio de 2010, justo antes de que se declarara al grupo turístico en concurso de acreedores.

A cambio de la venta, de Cabo ayudaría a Díaz Ferrán y Pascual a ocultar bienes y evadir capitales a paraísos fiscales. Las deudas del grupo turístico superaban los 1.000 millones de euros, y algunos de sus acreedores (Meliá Hotels, Orizonia, AC Hoteles y Pullmantur) pusieron una querella a partir de la investigación de la operación. La empresa sobre la que giraba la trama -y de la que dependen la mayoría de los bienes de de Cabo- es Esser Internacional 21, gestionada por Teodoro Garrido, cuñado del empresario valenciano y también detenido.

Durante la investigación, la Audiencia Nacional bloqueó unos 50 millones de euros en metálico y cheques al portador procedentes de las empresas de Díaz Ferrán y Pascual que la trama pretendía sacar al extranjero, la mayoría procedente de las empresas del sector aéreo como Air Comet. Además de los 150.000 euros en metálico y el lingote de oro que la policía halló durante el registro de la casa del antiguo presidente de la patronal, se encontró otro millón de euros en casa de de Cabo -que también tenía un elefante y una jirafa, dos trofeos de caza-, 400.000 en la de su secretaria, Susana Mora y los 380.000 euros que el cuñado del empresario valenciano, Teodoro Garrido, tenía en la caja de seguridad de un banco.

También se ha conocido que este verano Díaz Ferrán obtuvo más de 4 millones de euros al vender una casa en Mallorca a unos inversores rusos. De momento, la Audiencia Nacional ha mandado comisiones rogatorias a países como Panamá, Suiza o Liechtenstein para investigar los bienes que tienen allí Díaz Ferrán y Pascual.

Fuente: El Mundo

Foto: www.la-moncloa.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...