De Guindos reconoce que la desaceleración de la zona euro afectará a España

La cumbre del G-20 constata que el estancamiento europeo se prolongará como mínimo hasta finales de año y que esto afectará a nuestra economía.

guindos

Tras cuatro trimestres consecutivos de crecimiento económico, el PIB español moderará su subida en el tercer trimestre de este año. Esta es la conclusión más clara que se desprende de la intervención del Ministro de Economía Luis de Guindos en el marco de la reunión del G-20. En el encuentro celebrado en Australia, el ministro ha insistido en que España conserva una situación de ventaja respecto a sus socios pero que el frenazo de estos afectará a nuestra todavía débil recuperación.

Entre abril y junio, el PIB español se anotó un 0,6%, una de las mayores tasas de crecimiento de la zona euro, y marcó diferencias respecto al estancamiento francés y a la entrada de Italia en recesión. Incluso Alemania, la economía más potente de la eurozona, cayó un 0,2% en dicho trimestre y contribuyó a acercar a Europa al crecimiento cero. Los malos augurios a corto plazo no impedirán en cualquier caso que España siga creciendo, aunque lo hará a menor ritmo del que venía experimentando desde el tercer trimestre de 2013.

El contexto europeo resulta desde luego de lo más inquietante. A la espera de que las ambiciosas reformas en Francia den su fruto, la responsabilidad de liderar el crecimiento económico vuelve a recaer en Alemania, economía a la que desde el G-20 se insistió en que hiciera mayores esfuerzos para impulsar al continente. Tampoco Italia, que recientemente ha anunciado un paquete de medidas destinadas a ganar en competitividad, parece en condiciones de contribuir al despegue de la zona euro por el momento.

En esta tesitura, España se encuentra en una posición muy frágil. Los primeros síntomas de recuperación han contribuido a aliviar la extraordinariamente grave situación laboral, registrando una histórica caída del paro en el segundo trimestre del año. Una posible desaceleración comprometería la creación de empleo y dejaría prácticamente intacto uno de los mayores problemas de España. Paralelamente, el veto ruso a las exportaciones comunitarias puede ocasionar serias dificultades al cada vez menos dinámico sector exportador. Un contexto difícil que pondrá a prueba el optimismo gubernamental.

Vía: Expansión

Foto: Press Cambrabcn

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...