¿Cómo empezar de cero con deudas y sin dinero?

Incluso en una mala situación tenemos la oportunidad de salir adelante si aplicamos una serie de consejos y recomendaciones.

Empezar de cero

¿Cuántas veces se cae y se levanta un emprendedor? El proceso puede llegar a ser sofocante, pero si nos hemos decidido a buscarnos la vida por nosotros mismos y no depender de los demás, es algo a lo que nos acostumbramos. La vida nos demuestra a lo largo del tiempo que siempre hay un nuevo reto esperándonos a la vuelta de la esquina, nos encontremos con él antes o después. Lo importante es que tengamos algún punto de apoyo que nos permita salir adelante en el momento en el que creemos que las cosas están más complicadas. Y uno de esos momentos es el inicio de cero, el borrón y cuenta nueva del que ya hemos hablado en algunas ocasiones. Hacerlo suena bien, pero no es ni mucho menos tan sencillo como podamos pensar, en especial si acarreamos deudas que tengamos de nuestros intentos previos de negocio. ¿Cómo lo hacemos?

1. ¿Cuánto debemos?

Hay que ser realistas, mirar al miedo a la cara y decirle “no tengo miedo”. Por eso lo primero que tenemos que hacer es hacer una lista de todas nuestras deudas y saber exactamente cuánto debemos. No es que os vayamos a decir “y tenéis que pagarlo todo antes de plantearos el siguiente paso”, porque eso es simplemente imposible en un mundo realista, pero sí que os diremos que las deudas no hay que olvidarlas, sino buscarles un sitio ordenado en nuestro día a día. Nuestro archivo de deudas debería incluir el importe de cada una, la entidad a la que lo adeudamos, los intereses que hay de por medio y la cantidad que pagamos mensualmente. Esto nos ayudará a ver con más claridad cuáles son aquellas deudas que requieren nuestra atención más inmediata porque, por ejemplo, nos estén cobrando una mayor cantidad de comisiones. Cuanto antes paguemos las deudas que más engrosan nuestra lista de pagos pendientes por tener altos intereses, más rápidamente veremos cómo nuestras deudas se reducen.

2. Planea tus gastos y contrólalos

No hay nada peor como no controlar el dinero que gastamos o en cómo lo gastamos. A veces nos limitamos a decir o pensar algo como “el dinero vuela”. Pero en realidad esto ocurre, a cierto nivel, porque no estamos gastando sin plantearnos lo que estamos haciendo con nuestro presupuesto. Por ello es importante que tomemos nota de todo el dinero que gastemos, que tengamos en cuenta hasta el último gasto y que así veamos qué está ocurriendo con el dinero, con los ingresos que tenemos y con los gastos que hacemos. De esta forma conseguiremos tener un mejor control y veremos que al final el dinero nos dura más. Seremos conscientes, por ejemplo, de cómo pequeños gastos continuados pueden no tener ninguna relevancia en el día a día, pero que si los repetimos en distintas ocasiones acaban siendo un lastre para nuestro presupuesto. Con unas buenas cuentas, una planificación de gastos y una mejor comprensión de lo que hacemos con el dinero, este nos durará mucho más.

Gestión clientes

3. Cambia tu estilo de vida

Os damos este tipo de consejos para que actuéis dentro de unos límites comprensibles dependiendo de vuestras exigencias y costumbres. Por ejemplo, una buena idea que podéis tener en cuenta es la de cambiaros de residencia a un piso con un alquiler más reducido que resulte más económico. Os podéis dar cuenta de que quizá no necesitáis tener dos o tres habitaciones y que podéis vivir perfectamente en un piso de una sola habitación, al menos de momento hasta que tengáis pareja o familia con la que compartir la residencia. Este cambio de residencia os podría llevar a pagar un precio de alquiler que sea incluso de la mitad de lo que estáis pagando, por lo que os puede ayudar mucho a salir del agujero económico en el que por un motivo u otro os hayáis metido. Además del cambio de vivienda podéis hacer otras modificaciones en vuestro estilo de vida que impliquen, por ejemplo, salir menos días de la semana por la noche o comprar marcas blancas en el supermercado. La intención es economizar y optimizar recursos en la medida de lo posible.

4. Buscar un trabajo extra

Quizá ya tenemos una fuente de ingresos principal que nos ayuda a mantenernos y pagar nuestras deudas mensualmente, pero durante un tiempo, hasta que nos encontremos mejor económicamente, no es una mala idea que intentemos buscar un trabajo extra. Teniendo en cuenta que ya trabajemos en una jornada de ocho horas (porque el emprendedor necesita trabajo cuanto antes cuando está en una mala situación) sabemos que nos va a quedar poco tiempo para tener otro trabajo. Lo que podemos hacer es optar por perder unas horas de sueño a lo largo de la noche y utilizarlas para algún trabajo que nos aporte un ingreso adicional por asistir al mismo varios días a la semana, no todos necesariamente porque necesitaremos descanso. Otra idea en esta misma línea es que trabajemos los fines de semana, ya que por lo general los trabajamos de oficina no suelen hacer que estemos en el puesto durante el sábado y el domingo. Haciendo este esfuerzo podríamos recuperarnos mejor económicamente.

ingresos

5. Pensemos en planes de apoyo para situaciones futuras

Siempre es bueno que tengamos algún plan de apoyo que nos permita salir adelante si se produce otra ocasión como esta en la que tengamos algún tipo de problema económico. Un plan de apoyo nos puede venir muy bien para que, sobre todo, no entremos en pánico, dado que el pánico es lo que suele mermar nuestra capacidad para tomar buenas decisiones y actuar de una manera adecuada. Los planes de apoyo pueden ser un fondo de ahorro al que recurrir solo en situación de máxima necesidad o incluso una persona cercana de nuestra familia que nos pueda echar una mano de forma económica para cubrir nuestros problemas monetarios cuando se produzcan. Lo mejor es que seamos capaces de salir del paso por nosotros mismos, pero nunca está de más que tengamos un salvavidas al que nos podamos aferrar antes de entrar en una de esas situaciones de pánico de las que os hemos hablado.

6. Usar aplicaciones o asistentes

Hay muchos recursos que nos pueden ayudar de distintas formas para cubrir nuestras carencias o aquellas cosas que nosotros no seamos capaces de hacer o de entender de la manera más conveniente. Podemos descargar multitud de aplicaciones en dispositivos móviles que nos ayudan a tener un control del dinero, de los gastos y de los ingresos tal y como hemos mencionado antes. Pero si incluso con las aplicaciones vemos que nos falta algo, que no entendemos lo que está ocurriendo con nuestro presupuesto y que necesitamos apoyo, una de las alternativas puede residir en contar con un asistente o un asesor financiero que nos eche una mano a ponerlo todo en orden. El problema es que estaremos buscando apoyo en algo que nos costará dinero, por lo que en realidad podemos llegar a hacer que el obstáculo con el que nos hemos tropezado aumente.

En cualquier caso, dentro de una de estas situaciones lo mejor es que nos lo tomemos con calma, que analicemos la situación y que veamos cómo podemos trabajar para que nuestro capital aumente mientras retomamos el control de nuestra vida poco a poco. Si no nos dejamos llevar por el pánico tendremos parte del trabajo hecho.

Foto: stevepbstevepbstevepb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...