China pide más peso en el FMI mientras gana crédito entre la diplomacia internacional

El gigante asiático considera que el tamaño de su economía y su creciente influencia internacional avalan un mayor protagonismo en las decisiones de la institución.

china

En julio de 1944, con las potencias aliadas tomando la iniciativa en los frentes de la Segunda Guerra Mundial, todas las naciones implicadas en la lucha contra las potencias del Eje se reunieron en el hotel Mount Washington, en la localidad norteamericana de Bretton Woods (New Hampshire), para definir el nuevo orden económico que se abriría tras la contienda. La Conferencia de Bretton Woods daría origen al Fondo Monetario Internacional (FMI), que se convertiría en la institución económica más importante del mundo.

Como en toda estructura internacional, el reparto de fuerzas en la dirección del FMI no ha sido nunca casual. La influencia de Estados Unidos ha sido notable indudablemente de los consejos de gobierno o de la nacionalidad del director gerente de turno. Sin embargo, a nadie escapa que la situación actual difícilmente puede compararse con la de hace setenta y que existen nuevos actores en la escena mundial que piden paso. Si en 1944 el alter ego de Norteamérica era la URSS, en 2015 tal papel es representado por China.

Los dirigentes del gigante asiático han conseguido muchos éxitos diplomáticos en los últimos tiempos. El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) es un buen ejemplo de ello, consiguiendo incluso que países como Reino Unido o Alemania respaldaran la iniciativa china pese a los reparos estadounidenses. Aprovechando esta coyuntura, el primer ministro Li Keqiang pidió expresamente a Jacob Lew, secretario del Tesoro norteamericano, que su país facilite una remodelación del FMI que dé mayor protagonismo a China. En los últimos años, Estados Unidos ha bloqueado otras iniciativas similares.

Así ocurrió, por ejemplo, con un borrador presentado en 2010 y que podría ser aceptado por China como respuesta a sus demandas. Actualmente, la segunda economía del mundo ocupa la sexta posición en los turnos de votaciones del FMI. De aprobarse esta modificación, la potencia oriental pasaría a ocupar el tercer puesto. Como señal de su redefinida estrategia diplomática, China rechazó que Corea del Norte se sumara al BAII, un gesto que coloca la pelota en la azotea estadounidense.

Vía: El Mundo

Foto: Kurious

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...