Cerrada defensa de Montoro del discutido sistema público de pensiones

Gobierno y oposición descartan reformar el sistema y consideran que todos los problemas se reducen a disponer más fondos públicos para las pensiones.

pensiones

La tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 ha arrancado y lo ha hecho con una acalorada discusión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con todos los portavoces de los demás grupos parlamentarios. Críticas por la premura de la aprobación de las cuentas públicas al margen, la primera sesión del debate estuvo marcada por la defensa a ultranza que Montoro realizó del sistema público de pensiones. Consciente de la controversia creciente en torno a este tema, el ministro defendió la solidez del sistema.

Bajo el paraguas de la búsqueda de un gran acuerdo para garantizar la viabilidad de las pensiones públicas durante la próxima legislatura, Montoro señaló que España puede permitirse sin problemas un sistema como el actual. Aseguró asimismo que su viabilidad es indiscutible y que el respaldo del Estado es el mejor aval con el que se podía contar, dejando claro que las arcas públicas aumentarían su contribución al sistema si fuera necesario. El resto de grupos que se pronunciaron sobre la cuestión pidieron todavía más respaldo presupuestario al complejo sistema.

¿Qué lectura cabe extraer de lo vivido en el Congreso? Por un lado, el Gobierno ha renunciado por completo a emprender reforma alguna encaminada a modificar los parámetros de las pensiones públicas para que estas sean realmente viables (si es que alguna vez ha estado convencido de tal cosa). Por otro, la oposición en bloque tampoco ve ningún problema endémico en el sistema y lo único que se le ocurre es pedir más dinero. De ambos elementos se deduce que los españoles son quienes deben tomar la delantera para asegurar su jubilación.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, fue muy claro al afirmar que los españoles deberían complementar sus pensiones públicas con ahorros o planes privados. Este serio aviso, tildado de irresponsable y alarmista no solo por la oposición sino por el propio Gobierno, reviste una gran sensatez. El factor demográfico juega en contra del sistema y esto es algo que el voluntarismo político no puede remediar. Que cada cual actúe consecuentemente.

Vía: EuropaPress.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...