Cataluña reducirá el IRPF a las rentas más altas

La Generalitat de Catalunya, con Artur Mas a la cabeza, ya ha anunciado que no cumplirá, ni este año ni el que viene, con los objetivos de reducción del déficit para comunidades autónomas impulsado desde el Gobierno central. Así, el 1,3% de déficit exigido será una quimera imposible hasta pasado 2012, según palabras del consejero de Economía, Andreu Mas-Colell. Para paliar el endeudamiento, la Generalitat puso en marcha una serie de estrictas medidas en materia de recorte público, que actualmente afectan tanto al campo de la educación como al de la sanidad. No obstante, estos recortes conviven con otras medidas que parecen contradecir la política de austeridad que se pretende adoptar.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas / Getty Images

Se planea que, de manera progresiva, se produzca un rebaja en los impuestos de las rentas más altas. ¿El objetivo? Evitar la fuga de capital, promoviendo que las grandes fortunas se queden en Cataluña. Esta medida incidirá en los impuestos de cerca de 50.000 catalanes que en 2010 vieron cómo sus impuestos fueron incrementados por parte del Gobierno tripartito. Ahora se deshace el camino andado y los impuestos vuelven a reducirse. Para aquellos que superan los 120.000 euros al año, el porcentaje creció en 2010 del 21,5% al 23,5%. Aquellos cuyo sueldo anual se fijaba en más de 175.000 euros pasaron del 21,5% al 25,5%.

Además de esta rebaja de los impuestos aplicada a las rentas más altas, Convergència i Unió (CiU) ha cumplido con otras promesas electorales que siguen una misma línea. Por ahora ya se ha anulado el impuesto de sucesiones, que solo pagaban las rentas elevadas. En lo sucesivo, se procederá a la anulación del impuesto de donaciones, así como a la rebaja de los gravámenes que afectan a las matriculaciones de vehículos, las transmisiones patrimoniales y los actos jurídicos documentados. Según cálculos de El País, estas medidas de rebaja suponen que las arcas de la Generalitat dejarán de percibir unos 425 millones de euros, mientras que los recortes en educación y sanidad suponen dejar de gastar unos 1.000 millones. Dos acciones que chocan entre sí y que no permiten ahorrar lo necesario para reducir el déficit.

Por el momento, la noticia de rebajar el IRPF a las rentas más altas no ha sido una medida acogida con unanimidad en el seno de CiU. De hecho, distintos representantes de la formación han mostrado su rechazo, como ha sido el caso de Ferran Falcó, candidato a la alcaldía de Barcelona, que se ha expresado así en su Twitter: «Yo, en este momento, no encuentro oportuno rebajar el IRPF a las rentas de + de 120.000€/año. Hacerlo, no creo que lo hagan«. La izquierda catalana, por su parte, ha calificado el asunto de «escándalo«. Las últimas noticias, sin embargo, apuntan a que el IRPF de las rentas elevadas continuará intacto hasta que no se finiquite la situación de ajuste económico en Cataluña.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...