Bruselas se prepara para renegociar los términos del rescate griego

El nuevo presidente griego, Alexis Tsipras, rebaja el tono de sus peticiones mientras Alemania y Francia se reparten los papeles en las negociaciones.

tsipras

Transcurrida la primera semana después de las elecciones griegas, las autoridades comunitarias dan por hecho que el nuevo Gobierno de Alexis Tsipras va a tratar de aprovechar la confianza de los griegos para conseguir condiciones más flexibles para el rescate del país. A priori, este planteamiento ya supone un considerable cambio de actitud en el líder de Syriza, que, aparentemente, ha olvidado algunas de sus otrora palabras favoritas: ‘impago’, ‘quita’, ‘salida del euro’… Bruselas es consciente de que ahora ha de ser ella quien fije una nueva postura.

Una posición que no debería pasar necesariamente por la entrega de un cheque en blanco al nuevo presidente heleno. En este particular juego de voluntades y deseos, el núcleo duro del euro deberá repartirse las funciones, dejando a los representantes alemanes el papel de velar por la moneda única y a los franceses la responsabilidad de convencer a los griegos. Este es, al menos, el tablero que parece dibujarse a tenor de las declaraciones de unos y otros. François Hollande, presidente galo, habla de acercar posturas con Tsipras.

Lógicamente, el movimiento de la máxima autoridad francesa no ha sido un paso al frente por su cuenta y riesgo, sino que obedece a una estrategia más amplia con vistas a unas difíciles negociaciones. En el primer gran encuentro entre el presidente griego y una autoridad comunitaria, concretamente, el presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, el líder radical pidió ‘tiempo’ para sus medidas. El representante de Bruselas reconoció que la situación había cambiado pero que las obligaciones (y necesidades) de Grecia seguían siendo las mismas.

En esta compleja partida, Alemania sabe que se encuentra en una posición de superioridad a pesar de la expectación que ha suscitado el triunfo de Tsipras y los constantes intentos de parte de la izquierda europea de interpretarlo como un referéndum contra Angela Merkel. No en vano, Grecia necesita sí o sí el dinero comunitario para seguir adelante. Lo precisa además con gran urgencia, pidiendo el desbloqueo de 10 000 millones de euros pertenecientes a su último rescate.

Vía: Libre Mercado.

Foto: DIE LINKE

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...