Bernanke se va pero su legado sigue vivo

Barack Obama presenta personalmente a la próxima presidenta de la Reserva Federal mientras se intensifican las negociaciones para elevar el techo de deuda.

bernanke

Era prácticamente un secreto a voces y ayer fue finalmente confirmado. De la mano de Barack Obama, Janet Yellen fue presentada como candidata oficial a suceder a Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal. La elección supone una apuesta clara por la continuidad respecto a la política monetaria de su predecesor. No en vano, la propia Yellen declaró sentirse deudora del legado de quien todavía es el máximo responsable de la Fed. A falta de conocer más detalles, los mercados recibieron el nombramiento con fuertes subidas.

Paradójicamente, la presentación de Yellen vino acompañada por el anuncio de que el máximo organismo financiero de los Estados Unidos comenzará a retirar su programa de compra de bonos antes de finales de año. Una revelación que sorprende habida cuenta del conocido posicionamiento de la actual vicepresidente de la Fed a favor de estos estímulos. Precisamente, esta simpatía por las inyecciones millonarias en la economía norteamericana y su afán por aumentar la regulación de los mercados, son las principales sombras que la oposición achaca a Yellen.

En cualquier caso, la mayoría demócrata en el Senado debería bastar para ratificar su nombramiento. Una confirmación que tal vez se produzca con la guillotina de la bancarrota pendiendo sobre la mayor economía mundial. El desacuerdo entre demócratas y republicanas lleva ya nueve días con la Administración parcialmente paralizada y nada apunta a que esta situación se vaya a superar con rapidez. No obstante, el pasado jueves nos despertábamos con esperanzadores indicios de un acuerdo de mínimos en ciernes.

De acuerdo con los medios norteamericanos, los sectores más moderados del Partido Republicano estarían presionando al ala dura representada por el Tea Party para aprobar el aumento del techo de deuda. De confirmarse este cambio de postura, el colapso de la Administración norteamericana quedará en un mera anécdota (recordemos que en 1995 se prolongó durante 28 frenéticos días). Por lo pronto, la llegada de Yellen volverá a levantar suspicacias entre los detractores de Bernanke, los mismos que llevan años presionando para dar carpetazo a su política de estímulos.

Fuente: Expansión.

Foto: Medill DC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...