Análisis de las elecciones en Estados Unidos: Trump, presidente

El polémico empresario se impone en una reñida elección presidencial en la que ha conseguido la mayoría en el Colegio Electoral pero ha perdido en el voto popular.

trump

El candidato del Partido Republicano ha resultado vencedor en las elecciones presidenciales celebradas el pasado 8 de noviembre. La noticia podría no tener mayor relevancia, más allá de las lecturas habituales en este tipo de comicios, de no ser porque el candidato en cuestión es el controvertido magnate Donald J. Trump. La inmensa mayoría de los medios de comunicación y de la opinión pública mundial estaba convencida de que el multimillonario no lograría alcanzar la Casa Blanca. Los estadounidenses han decidido lo contrario y la incertidumbre se ha apoderado de las bolsas y de buena parte de los gobiernos.

Una victoria en votos electorales, no populares

Donald Trump ha conseguido el 47,5% de los votos frente al 47,7% que ha ido a parar a la candidatura de Hillary Clinton. La victoria de la ex Secretaria de Estado en las urnas no se ha traducido en un triunfo en el Colegio Electoral. De acuerdo con el sistema de elección presidencial, el candidato que se impone en un Estado se lleva todos los votos electorales del mismo y el que alcance la cifra mágica de 270 compromisarios consigue la presidencia. Trump se ha hecho con 290 votos electorales frente a los 228 de Clinton (a falta de asignar los 16 compromisarios de Michigan y los 4 de New Hampshire)

Las grandes sorpresas de la noche… y la madrugada

El factor que ha desequilibrado la balanza en favor de Trump ha sido el voto oculto del que ha hecho gala en los Estados ‘swings’, es decir, los más volátiles electoralmente. El republicano se ha impuesto en Florida, Carolina del Norte y Ohio, al tiempo que ha arrebatado a los demócratas varios de sus feudos tradicionales como Wisconsin, Pensilvania o, presumiblemente, Michigan. Clinton solo ha logrado llevarse los Estados indecisos de Nevada y Virginia y no ha conseguido ni un solo voto electoral en el Sur sociológico.

¿Por qué ha ganado Trump?

Parecía que el discurso xenófobo y racista del candidato republicano le pasaría una notable factura electoral pero la gran movilización del voto blanco y de las tradicionales zonas obreras han evitado este castigo. Trump ha logrado conectar con una amplia bolsa de votantes descontentos con el ‘establishment’ y que mira con recelo las consecuencias de la globalización. Ello explica su inesperada victoria en Michigan y su amplio triunfo en Ohio.

Si pensamos en los estragos de la crisis económica en áreas como Detroit o las grandes factorías industriales del norte del país, se comprende perfectamente que el discurso excesivamente continuista de Clinton no haya calado entre estos votantes. Trump ha prometido más aranceles comerciales y una revisión exhaustiva de los acuerdos suscritos por el país, lo que podría dar la puntilla al actualmente suspendido TTIP. No hay que obviar tampoco que la imagen de la candidata demócrata no inspira demasiada confianza entre buena parte del electorado.

Los primeros pasos del nuevo presidente

Donald Trump tomará posesión como el 45º presidente de los Estados Unidos el próximo 20 de enero y ya ha anunciado que empezará de inmediato a cumplir sus promesas electorales. Hablamos de una hoja de ruta profundamente ecléctica, en la que los elementos liberalizadores (como las bajadas fiscales) se combinan con medidas eminentemente proteccionistas (los citados aranceles). También destacan los anuncios sobre la mayor regulación de la inmigración, con propuestas tan peregrinas como la construcción de un muro en la frontera con México.

Sin embargo, estas medidas han sido puestas en cuestión por muchos analistas tras las primeras, y sorprendentes, palabras de Trump como presidente electo. El republicano ha empleado el tono más conciliador que se le recuerda, hasta el punto de llegar a agradecer a Clinton sus servicios al país (cuando hace apenas unos días defendía su encarcelamiento). Ha insistido que reconstruir la unidad perdida y sí que ha concretado algo más en sus propuestas para apuntalar la economía nacional, con ambiciosos planes de construcción y modernización de infraestructuras.

La reacción de los inversores

Los primeros datos del recuento provocaron un auténtico desplome en las bolsas mundiales, con caídas de entre el 3% y el 5% en la mayoría de parqués. Este cataclismo fue moderándose, sobre todo a raíz de la serena intervención del ganador, y, al cierre de esta edición, el Dax alemán y el Cac francés se situaban en terreno positivo. El Ibex-35 cedía un 1,2% tras haber llegado a perder un 4% en la sesión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...