Alemania cede a las presiones y elevará sus inversiones hasta 2018

El ministro alemán de Finanzas anuncia un programa de inversiones por valor de 10.000 millones de euros con el que quiere fomentar el consumo interno.

merkel

Desde el BCE hasta el Tesoro norteamericano pasando por el FMI y la mayoría de gobiernos europeos, las críticas y peticiones para que Alemania aumentara su gasto público y sus inversiones han sido una constante en los últimos años. Tras el turbulento verano de 2012, la política de austeridad defendida por Alemania ha ido perdiendo seguidores a pasos agigantados. Al mismo tiempo, determinados organismos han llegado a culpar al país teutón de la posible recesión europea por no impulsar lo suficiente el crecimiento comunitario.

Visiblemente harto de estas y otras acusaciones, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble ha anunciado que su país llevará a cabo inversiones por valor de 10.000 millones de euros durante los próximos cuatro años. El objetivo de este plan será estimular el consumo en un contexto de crecimiento cero de los precios, teniendo presente que la economía alemana es una de las que mayor capacidad de compra tiene en toda Europa. En consecuencia, se espera que este programa tenga un impacto positivo en las exportaciones españolas y de otros países.

Fiel a sus planteamientos, que tan buenos resultados está dando a la primera economía europea, Schäuble descartó tajantemente que el nuevo plan se traduzca en un crecimiento de la deuda alemana. Aprovechando una comparecencia sobre los últimos datos de recaudación fiscal, el ministro presentó las líneas maestras del programa y anunció que la corrección de las perspectivas de crecimiento para 2015 se traducirán en una reducción de 6.400 millones de euros en impuestos. Aun así, la recaudación del próximo año debería ser superior a los 640.900 millones de euros de 2014.

La posibilidad de que el gobierno federal alemán se decidiera a lanzar un plan de estas características empezó a cobrar fuerza tras la última reunión del G-20, que confirmó que el estancamiento europeo podría prolongarse. El ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, ha sido uno de los más activos a la hora de pedir estas inversiones, persuadiendo finalmente a la canciller demócrata-cristiana Angela Merkel. Los empresarios alemanes han celebrado los nuevos estímulos porque transmiten confianza.

Vía: ABC.

Foto: www.GlynLowe.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...