Ajuste histórico en Francia

El nuevo Gabinete de Manuel Valls aprueba un ajuste de 50.000 millones de euros para corregir los fuertes desequilibrios estructurales de las cuentas francesas.

hollande

El nombramiento del popular Manuel Valls como Primer Ministro de Francia fue el intento desesperado del Presidente de la República, François Hollande, por dar un giro de timón a la situación económica del país. Valls, de origen español, llegaba al Elíseo con apremiantes obligaciones en materia de austeridad, rigor fiscal y corrección presupuestaria. Tras apenas dos Consejos de Ministros, el Gabinete presentó el pasado miércoles un programa de ajustes que pasa por ser uno de los más ambiciosos de la historia de Francia.

Al tiempo que exigía nuevas medidas por parte del Banco Central Europeo (BCE), Valls comparecía en el Parlamento para detallar su plan de ajuste desde ahora y hasta 2017, que en su conjunto tiene un impacto de 50.000 millones de euros. Una cantidad más que considerable que se ha repartido de forma bastante equitativa entre los distintos actores económicos. Por un lado, el Estado recorta bastante menos de lo que sería deseable al reducir sus gastos en 18.000 millones de euros. La Seguridad Social en cambio se lleva el tijeretazo más contundente, 21.000 millones.

El Primer Ministro ha querido resaltar que, si bien las recomendaciones por parte de Bruselas son claras, un mínimo ejercicio de responsabilidad por parte de los gobernantes franceses exige aprobar un ajuste de esta magnitud. La deuda pública se ha disparado durante la presidencia de Hollande y el crecimiento del PIB se mueve en niveles mucho más bajos de lo deseable y necesario. Dado que el gasto del Estado supone casi el 60% de la riqueza generada por Francia en un año, el ajuste en este ámbito se antoja inevitable.

Sin lugar a dudas, la popularidad de Valls puede verse seriamente tocada tras la aprobación de este paquete de medidas. En cualquier caso, las alternativas aplicadas durante el primer tramo de la legislatura han sido completamente incapaces de reconducir la situación, optando sistemáticamente por subir los impuestos y provocando una fuga de capitales. La cara más amable del plan la ponen los incentivos a la contratación, necesarios para evitar la dinámica ascendente del paro.

Vía: El Mundo

Foto: jmayrault

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...