Lo que encierra la decisión del FMI sobre el yuan

La divisa china compartirá protagonismo con el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen a partir de octubre de 2016. Un reconocimiento con implicaciones.

yuan

Mucho antes del estallido de la crisis bursátil china, las autoridades del gigante asiático se habían quejado reiteradamente de que los principales organismos internacionales tanto políticos como económicos todavía no concedían a China la importancia que merecía. El Fondo Monetario Internacional (FMI) era una de estas organizaciones mundiales, teniendo presente que China es la segunda economía global. Ahora, en un contexto algo más adverso, Pequín ha recibido una palmada en la espalda al conocerse que el FMI incluirá el yuan en su ‘cesta de divisas’.

La decisión supone colocar a la moneda china al mismo nivel de reconocimiento oficial que el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen. Lógicamente, no tendrá el mismo peso en la cartera que el resto de divisas pero puede considerarse que China se ha anotado un tanto diplomático muy importante. El dólar seguirá capitaneando la cesta y el euro se mantendrá como segunda moneda a partir de octubre de 2016, fecha en la que las autoridades chinas deberán de haber cumplido los requisitos fijados por el FMI.

Como sucede siempre en este tipo de movimientos, resulta difícil esclarecer con precisión qué implicaciones tendrá. Es muy probable que cada vez más bancos centrales decidan incluir yuanes en sus reservas de divisas, algo que plantea efectos positivos y negativos. Entre los primeros, el mercado de divisas internacional ganará en estabilidad al no incluir solamente a las grandes monedas occidentales más la japonesa. El Banco de China también tendrá más problemas para efectuar devaluaciones como las de hace un par de meses.

Entre los negativos, el resto de divisas perderán peso y el euro parece ser el principal perdedor. Su presencia en la cesta del FMI pasa del 37% al 30%, un nivel importante pero que supondrá poner en circulación más euros. No hay que olvidar que los bancos centrales podrían desprenderse de una proporción de sus reservas actuales para dar cabida al yuan. Consecuentemente, la moneda comunitaria podría seguir perdiendo valor en su cruce con otras divisas. En cualquier caso, la medida suma más pros que contras.

Vía: Inversión&Finanzas.

Foto: Casper1774 Studio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...