Las coronas nórdicas, unos refugios demasiado caros

El euro sigue perdiendo fuerza y los inversores buscan otras divisas en las que hallar seguridad. La corona danesa es la preferida pese a los intereses negativos.

danish

Esta semana hemos asistido al inicio del flamante QE a la europea y a las primeras compras de bonos y letras de países cuyo rating no se sitúe en niveles especulativos (todos los de la zona euro excepto Portugal, Chipre y Grecia, vaya). La medida llega en un momento en el que la fortaleza del euro pasa por niveles casi históricamente bajos, acercándose progresivamente a la paridad con el dólar estadounidense. Ante esta situación, muchos inversores buscan refugio… y no lo encuentran.

Analizando el tablero europeo, encontramos cinco grandes divisas a las que ‘huir’ para escapar de la caída de la moneda comunitaria: la libra esterlina, el marco suizo, la corona danesa, la corona sueca y la corona noruega. En el primer caso, la moneda del Reino Unido se presenta como una de las más beneficiadas en relación con el euro. No en vano, si hace un año el euro cotizaba a 0,83 libras, al cierre de esta edición lo hace a 0,72. La revalorización en términos interanuales es del 11,6%.

Sin embargo, esta fortaleza esconde, en opinión de muchos analistas, una corrección inminente, lo que reduciría las ganancias considerablemente. Por ello, los inversores prefieren la estabilidad de las divisas escandinavas. Por el momento, de nada están sirviendo los esfuerzos del Banco Central de Dinamarca para reducir la entrada de capitales. La solidez económica del país aporta un plus de seguridad que compensa los intereses negativos en los depósitos extranjeros (-0,75%). Ello propicia que la corona incluso apenas fluctúe respecto al euro en 2015 (-0,11%).

Y si el euro cotiza a 7,45 coronas danesas, lo hace a 9,24 coronas suecas (+1,24% en 2015) y a 8,61 coronas noruegas (-4,78%). La conclusión es obvia, las divisas nórdicas siguen siendo muy caras para resultar atractivas como inversión, pero ofrecen unas garantías en materia de seguridad financiera que las convierten en verdaderas cajas de raudales. La gran excepción es Noruega, cuya moneda sufre los efectos del desplome del petróleo y pierde fuerza progresivamente.

Vía: Cotizalia

Foto: OpenClips

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...