El BCE desafía la ortodoxia monetaria

Draghi ha decidido bajar los tipos de interés a su mínimo histórico pese a la negativa alemana y prevé nuevas medidas para reactivar la economía.

Banco Central Europeo

Pese a que numerosos analistas daban por sentada una nueva rebaja de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE), la noticia no deja de ser sorprendente habida cuenta de las reservas alemanas sobre esta decisión. De hecho, el organismo dirigido por Mario Draghi ya había intentado con anterioridad dar este paso, siendo siempre frenado por el eje Berlín-Ámsterdam-Helsinki. Resulta difícil valorar el alcance de la medida, máxime cuando los problemas de financiación de los países del sur de Europa han mejorado de forma apreciable (especialmente Italia y España). De hecho, las variaciones en los intereses del dinero acaban afectando más intensamente a los países más ricos.

Los tipos de interés se sitúan ahora en el 0,5%, marcando un nuevo mínimo histórico en el euro pero situándose todavía por encima del dólar (0,25%). Con esta reducción, Draghi ha efectuado ya cuatro bajadas de tipos, en clara contraposición con su antecesor, Jean-Claude Trichet, quien se oponía frontalmente a estas políticas. Se trata en cualquier caso de la decisión más importante en materia monetaria desde junio de 2012 y, ciertamente, parece más justificada por el contexto en que se aprueba: recesión económica en la mayoría de países de la eurozona, contracción del empleo y de la actividad económica… No obstante, el anuncio no ha sido bien acogido en determinadas cancillerías europeas, caso de la alemana. Angela Merkel se había esforzado en los últimos meses por evitar cualquier medida expansiva por parte del BCE.

Junto con la bajada de tipos, Mario Draghi ha avanzado varias iniciativas encaminadas a reactivar las economías más afectadas por la crisis. El economista italiano se ha comprometido a lanzar varias líneas de crédito para pymes, aunque no ha concretado el alcance de dichas ayudas ni las condiciones para solicitarlas. De igual modo, las compras ilimitadas de bonos de deuda se mantendrán hasta julio de 2014, prorrogando así el anterior plazo marcado. Draghi también se ha referido a los desajustes dentro del euro, lo que se ha interpretado como una crítica velada a la austeridad extrema.

Fuente: Expansión.

Foto / Jim D. Woodward

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...