Zara apoya una moda sin tóxicos

Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe eliminarán la emisión de productos tóxicos peligrosos en 2020.

zara

Zara ha desarrollado una política de "vertido cero"

El imperio de Amancio Ortega, liderado por Zara, ha cedido ante la insistencia de Greenpeace para que inicie un proceso de descontaminación en el proceso productivo de sus prendas de moda y su cadena de suministros. La empresa Inditex ha firmado una acuerdo con la organización ecologista, según el cual se compromete en los puntos clave: eliminar la emisión de sustancias químicas peligrosas antes de 2020 y dar a conocer públicamente los datos sobre los vertidos tóxicos de todas sus instalaciones, empezando con 100 de ellos en el plazo de un año. Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe son las ocho marcas que acatarán estas nuevas medidas.

La polémica saltó a la palestra hace un par de semanas, cuando una investigación en un laboratorio desveló que algunas prendas de ropa de la colección de Zara contenían productos químicos peligrosos que, en caso de descomponerse, podrían llegar a dañar las hormonas y convertirse en sustancias cancerígenas cuando se ponen en contacto con el medio ambiente. Ante la noticia, Greenpeace puso en marcha una campaña a nivel mundial para informar a la sociedad acerca de este problema. La respuesta de la gente no se hizo esperar y el pasado sábado 24 de noviembre, 90 ciudades expresaron su malestar con la firma organizando protestas en las diferentes tiendas de Zara. Greenpeace volvió a hacer gala de su originalidad y sacó los maniquís a la calle -personas disfrazadas- llevando carteles en los que se pedía un cambio en la política de producción de ropa.

Las redes sociales también se sumaron a la movilización y más de 300.000 personas reclamaron a Inditex un mayor compromiso con el medio ambiente a través de emails, mensajes en Twitter y concentraciones en los escaparates de las tiendas. La demanda global ha dado sus frutos y la empresa pronto comenzará a «desintoxicar»  sus prendas. Con esta iniciativa, Inditex inicia un programa de sostenibilidad a largo plazo para volver a ser pionera entre las marcas de moda a nivel mundial.

Este importante paso se enmarca dentro de la llamada «Rebelión Detox», un proyecto para concienciar al sector textil del importante papel que juegan sus fábricas en la contaminación de las aguas de todo el mundo. Detox significa descontaminar en inglés y el objetivo principal es lograr que las empresas del sector exijan a sus proveedores garantías de que sus productos se fabrican sin tóxicos.

¿Cuál es la moraleja de la historia? La presión social es poderosa y las marcas conocen la importancia de una buena imagen. La responsabilidad con el medio ambiente debe convertirse en una prioridad para las marcas que diariamente vierten sustancias tóxicas. Greenpeace abrió un proceso con Zara en 2011, pero hasta que la sociedad no ha ejercido su derecho de manifestación y ha dejado de transigir respecto a este tema, la empresa de moda no ha firmado una política para conseguir un «vertido cero».

Si eres un fashion victim pero amas por igual la salud del mundo en el que vives, entra en Greenpeace y conoce más de cerca las actividades que está desarrollando la organización para paliar estos problemas. La moda cuesta más de lo que pone en las etiquetas.

Vía / Greenpeace

Foto /  Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...