Y después de la hora del planeta, ¿qué?

La hora del planeta ha servido para llamar la atención sobre el cambio climático, pero ¿cómo podemos ayudar al medio ambiente en nuestro día a día?

El pasado sábado se celebró la hora del planeta, una iniciativa que busca llamar la atención sobre el cambio climático. Pero para proteger el medio ambiente no basta con apagar las luces durante una hora una vez al año, sino que debemos esforzarnos en nuestro día a día. Aquí van algunos consejos:

  • Las bombillas: el sábado apagamos la luz durante una hora, ¿pero lo hacemos cada vez que salimos de una habitación? Deberíamos, igual que debemos posicionarlas bien, apostar por la iluminación LED, más eficiente, y reciclarlas en puntos limpios o tiendas de bombillas, no con la basura normal.
  • Los enchufes: en un mundo en que vivimos permanentemente conectados hay que recordar que los electrodomésticos en standby consumen energía, igual que los cargadores enchufados aunque no estén cargando nada.
  • Electrodomésticos: además de no dejarlos en standby, la lavadora o el lavavajillas deben usarse solo si están llenos. Los de hace más de 10 años consumen mucha más energía que los más recientes.
  • Ahorrar agua: en ocasiones anteriores ya hemos visto que cerrar los grifos, ducharnos y no bañarnos o instalar difusores nos ayudará a ahorrar agua y, de paso, en la factura.
  • Madera sostenible: para los muebles o el suelo, si utilizamos madera, hay que intentar que venga de fuentes sostenibles. Siempre será mejor la madera maciza que el contrachapado o el aglomerado, igual que los tacos y clavos frente al pegamento.
  • Temperatura doméstica: es la eterna guerra. En invierno, estaremos bien entre los 17 y 19 grados; y en verano siempre es mejor un ventilador que el aire acondicionado. Además, debemos apagar la calefacción por la noche y antes de encenderlos pensar si no sería mejor ponernos o quitarnos un jersey.
  • La ventana: sin olvidar la temperatura, por ellas se escapa una gran parte de la energía, por lo que hay que comprobar que cierren bien y no dejen entrar aire de la calle. También podemos ahorrar utilizando las persianas y cortinas.
  • ¿Usar y tirar?: esta cultura a aumentado la basura que generamos, por lo que debemos intentar no producirla. A la hora de tirar los desechos, hay que separar orgánico, papel, plástico y vidrio; y como decíamos con las bombillas, utilizar los puntos verdes.
  • Un menú sostenible: la cocina se lleva el 9% del consumo energético en casa. El horno es poco eficiente, por lo que hay que aprovechar el espacio o utilizar utensilios de cerámica y cristal. En los fogones, debemos elegir la cazuela del tamaño ideal; y a la hora de hacer la compra recordar que en las tiendas de barrio los productos suelen ser locales, más sabrosos y han generado menos emisiones. También podemos comprobar la etiqueta de certificación ambiental y no comprar en exceso.

Via: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...