Valencia se querella contra el Sunrise por un delito medioambiental

El BSLE Sunrise estuvo varado más de un mes frente a la playa de El Saler, en Valencia, después de un temporal, lo que supuso graves daños medioambientales por las decisiones que tomó su capitán. Ahora, se enfrenta a una querella por un delito contra el medio ambiente.

El Sunrise varado en El Saler.

El temporal que el fin de semana del 28 al 30 de septiembre azotó la costa mediterránea dejó escenas curiosas, como las de dos barcos, el buque BSLE Sunrise y el carguero Celia varados en la playa de El Saler, en Valencia. El Sunrise pasó 34 días frente a la playa, una semana más que el Celia, y muchos valencianos aprovecharon para acercarse a ver la peculiar escena. Las dunas de la Devesa del Saler y el ecosistema de la zona se vieron afectados tanto por la presencia de los dos barcos como por la visita de turistas y curiosos.

Casi dos meses después, la Fiscalía de Valencia ha interpuesto una querella contra el capitán del Sunrise por un delito contra el medio ambiente. La Fiscalía comenzó a investigar de oficio el incidente, aunque más tarde se le sumaron diversas organizaciones. Ahora, la causa pasará al Decanato de los Juzgados de Valencia, que será el encargado de repartirla. Entonces podremos conocer la pena a la que se enfrentan el capitán del barco y el resto de responsables, una información que todavía no se conoce. Si que se sabe que el capitán dio las órdenes para maniobrar y que el barco no perdiera el ancla antes de embarrancar, lo que supone una falta grave contra la seguridad marítima.

La querella de la Fiscalía no es el único proceso que el Sunrise tiene pendiente en Valencia. Capitanía Marítima ya le abrió un expediente por su actuación la noche del 28 de septiembre -cuando quedó varado- y antes de poder partir del puerto de Valencia tuvo que depositar un aval de 100.000 euros para hacer frente a una hipotética multa. Según Felipe Cano, capitán marítimo de Valencia, la querella de la Fiscalía paraliza la investigación de Capitanía, pero no la cancela.

Poco a poco se van conociendo detalles sobre el plan de regeneración de la zona, que tendrá un coste estimado de 617.000 euros a pagar entre los armadores de los barcos. Ha desaparecido un kilómetro de dunas en el litoral de la Devesa, y para reponerlas se necesitarán, como mínimo, 56.000 metros cúbicos de arena. Además, los vecinos de la zona han criticado que la decisión del patrón del barco de poner en marcha los motores para intentar desencallar por sus propios medios supuso una gran erosión para la playa.

Otra de las cuestiones pendientes es la recuperación del ancla tanto del Sunrise como del Celia, que ambos buques perdieron duante la tormenta y que la ley del mar les obliga a recuperar. Para ello, los dos barcos, que ya navegan lejos de Valencia, tuvieron que depositar sendos avales para cubrir los gastos. Si la administración no está de acuerdo con el plan de rescate propuesto por las compañías propietarias de los barcos, será ella la que tenga que asumir la recuperación de las anclas.

Fuente: Las Provincias

Foto: Buscavientos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...