Vacaciones sostenibles en hoteles rurales

El turismo rural está de moda, y Cantabria nos ofrece interesantes propuestas para practicarlo en mar, montaña y en sus encantadores pueblos y ciudades.

hotel rural

El turismo rural es una tendencia cada vez mayor en el sector turístico español. A lo largo y ancho de la Península Ibérica, Baleares o Canarias encontramos cientos de parajes naturales en los que podemos realizar un sinfín de actividades al aire, como pasear, hacer rutas en bicicleta, observar avas o las estrellas, adentrarnos en cuevas… y todo ello cumpliendo con la premisa del respeto al medio ambiente y a la naturaleza, contribuyendo a su conservación y desarrollo. Y a buen precio.

Cualquier comunidad es buena para pasar unas vacaciones rural, pero hoy nos vamos a fijar en las oportunidades que encontramos en Cantabria. Lo primero de todo es el alojamiento, algo que deberíamos solucionar gracias al amplio catálogo que hay de hoteles rurales en Cantabria. Lo difícil será elegir donde: localidades con encanto como Santillana del Mar o San Vidente de la Barquera, en las proximidades de los Picos de Europa, a orillas del Mar Cantábrico… Aquí entra en juego el gusto de cada uno.

Nos quedamos en los Picos de Europa, que en su día fueron considerados una de las Siete Maravillas Rurales de España. Repartidos entre León, Asturias y Cantabria, son un lugar ideal para practicar deportes de montaña como el senderismo o la escalada. Otra de las opciones que tenemos para hacer senderismo es el Parque Natural de Saja-Besaya, que se encuentra entre dos cuencas hidrográficas. Lejos de culaquier núcleo de población, un paseo por él nos permitirá conocer la flora y fauna de una de las pocas zonas de España prácticamente sin explorar.

Si no nos gusta la montaña y somos más de sol y playa, no pasa nada: en la costa cántabra nos encontraremos algunas de las playas más bellas de todo el litoral español. Además de disfrutar de las aguas del Cantábrico y tomar el sol, podemos hacer paseos en barco por su litoral o practicar submarinismo.

Después del sol y la montaña toca hablar de las ciudades. Laredo y Castro Urdiales con sus famosas iglesias, San Vicente de la Barquera, punto de paso de la rama costera del Camino de Santiago con el Castillo de Santa María de los Ángeles en lo alto del pueblo, el Cantábrico a sus pies y los Picos de Europa al fondo; Santillana del Mar y su colegiata, Suances, Comillas… Todo ello sin olvidarnos de Sanatander, la capital de Cantabria, que tiene ese aire tan característico de las ciudades del norte y que seguro nos sorprenderá.

Foto: toprural

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...