Una nueva mina amenaza Gran Barrera de Coral

El Gobierno de Australia ha dado luz verde a un proyecto minero que pone en peligro la supervivencia de la Gran Barrera de Coral, pese a las quejas de científicos o de la UNESCO.

Tras deforestar salvajemente la Amazonia en los últimos años, especialmente en Perú, en parte fruto de la actividad ilegal, la minería tiene un nuevo espacio de gran valor ecológico en su punto de mira: la Gran Barrera de Coral. Australia acaba de aprobar un proyecto minero que hace peligrar la conservación de este espacio protegido y catalogado Patrimonio de la Humanidad por las emisiones de dióxido de carbono que generará.

El visto bueno del Gobierno presidido por el conservador Tony Abbott llega pese a las advertencias de numerosos científicos sobre el riesgo que entraña el proyecto para la Gran Barrera de Coral. Esta no es la única decisión medioambiental polémica que toma Abbott desde su nombramiento como Primer Ministro de Australia en septiembre, ya que coincidiendo con la cumbre del clima celebrada en Varsovia el mes pasado, anunció un retroceso en las políticas medioambientales de sus antecesores laboristas.

La controvertida mina de carbón se abrirá en la localidad de Galilee Basin y se exportará desde el puerto de Abbot Point, en el estado de Quuensland (al noroeste del país), a un centenar de kilómetros de la Gran Barrera. Abbot Point aspira a convertirse en uno de los principales puertos carboníferos del planeta y debería servir para impulsar la economía local. A cambio, aumentarán las emisiones de CO2, algo que contribuirá a acidificar todavía más las aguas del Mar del Coral y del Océano Pacífico.

Si sumamos la acidifiación del agua fruto de la mina con la provocada por el cambio climático, el panorama para la Gran Barrera se presenta desolador. El Partido Verde calcula que las emisiones de dióxido de carbono de la mina serán equivalentes a lo que emiten Portugal y Dinamarca en un año; mientras que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO también ha criticado el proyecto. Algunos estudios señalan que, al ritmo de degradación actual, la Gran Barrera de Coral podría desaparecer en 2050 o 2100.

El pasado mes de julio, la Gran Barrera sufrió otro percance cuando dos aviones estadounidenses soltaron cuatro bombas -dos de ellas desactivadas y las otras dos inertes- sobre ella en un ejercicio militar para aligerar peso. Estos ejercicios militares y las bases militares de los Estados Unidos en Australia son, según Amigos de la Tierra, los culpables de que la Gran Barrera esté a un paso de engrosar la lista de Patrimonio Mundial Amenazado de la UNESCO, a lo que contribuyen los proyectos mineros ni energéticos.

Vía: Ecología Verde

Foto: Daniel García Peris

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...