Una ILP consigue más de 100.000 firmas contra el fracking en Euskadi

Más de 103.000 firmas han llegado al Parlamento de Vitoria en el marco de la ILP presentada por Fracking Ez para prohibir la fracturación hidráulica en Euskadi.

Hasta ahora habíamos visto a ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas declarar su territorio libre de fracking o prohibirlo directamentes. Sin embargo, no habíamos visto que se presentase ninguna Iniciativa Legislativa Popular (ILP) hasta que las plataformas antifracking vascas han presentado ante el Parlamento Vasco 103.589 firmas para prohibir el fracking, una cifra que triplica las 30.000 que suponen el mínimo legal requerido para que el Parlamento debata una ley sobre el fracking.

Las cajas que contenían las más de 100.000 firmas llegaron al Parlamento de Vitoria en un carro del que tiraba un burro, y han desbordado las expectativas de las asociaciones contrarias a la extracción de hidrocarburos mediante la técnica de la fracturación hidráulica. Desde el movimiento antifracking vasco esperan que esta cifra suponga un cambio de mentalidad importante en los partidos vascos, ya que como señala Mikel Otero, portavoz de Fracking Ez Araba, deben atender al «sentimiento generalizado» contra esta técnica en Euskadi.

Parte de las críticas se dirigen al PNV y a su ambigua posición sobre el fracking. Antes de las últimas elecciones autonómicas se comprometieron a no utilizar esa técnica, pero tras convertirse Íñigo Urkullu en lehendakari han reiterado que no se puede prohibir. Los activistas esperan que los comicios municipales del año que viene sirvan para aclarar posiciones, aunque el PNV no se encuentra entre los partidos que se comprometieron a prohibir el fracking y tampoco apoyó la declaración de Guipúzcoa como territorio libre de fracking, lo que si hicieron Bildu, PSOE y PP.

Una vez entregadas las firmas en el Parlamento Vasco, empieza el proceso hasta que la ILP se pueda debatir en la cámara autonómica. Lo primero será que la Junta Electoral coteje las firmas, un trámite que aunque puede prolongarse durante meses se superará debido al amplio margen con el que cuentan; y más tarde los partidos deberán decidir si tramitan o no la iniciativa. En caso afirmativo, se creará una ponencia en el Parlamento para redactar la ley, y en caso contrario se descartará.

Pese a los malos precedentes (La Rioja y Cantabria han perdido la batalla judicial y la ley navarra antifracking está suspendida por el Constitucional), Otero confía en que el importante número de firmas conseguido sirva para paralizar el fracking en Euskadi. El portavoz de Frackin Ez Araba destacó que las leyes y opiniones de los partidos «se pueden cambiar», e invitó a los políticos vascos a «escuchar y reflexionar» la voz de una sociedad que pide la prohibición de esta técnica.

Vía: Deia

Foto: Aiaraldea Komunikazio Leihoa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...