Un nuevo sistema de recuperación de envases retornables podría llegar a España

El Sistema de Deposito, Devolución y Retorno, más conocido por sus siglas SDDR, es un sistema exitoso en Alemania y en 32 países más, con el cual se recuperan los envases de un solo uso, contrarrestando la contaminación y favoreciendo el reciclaje de envases de latas, botellas de plástico, de cristal y briks. Por sus buenos resultados, la asociación Retorna quiere que España importe el sistema. En este post os contamos cómo funcionaria.

Un nuevo sistema de recuperación de envases retornables podría llegar a España

El Sistema de Deposito, Devolución y Retorno, más conocido por sus siglas SDDR, es un sistema exitoso en Alemania y en 32 países más, con el cual se recuperan los envases de un solo uso, contrarrestando la contaminación y favoreciendo el reciclaje de envases de latas, botellas de plástico, de cristal y briks.

En el caso de Alemania, este sistema, que es obligatorio y rige desde hace siete años, logró que el 98,5% de las latas y botellas se recuperen, a la vez que produjo una gran limpieza en las calles de las ciudades. Trasladando un poco este contexto a España, con la implementación del SDDR, de los 51 millones de envases de bebidas que ingresan al mercado, se podría recuperar muchísimo más del 30% que se recupera actualmente en el contenedor amarillo, evitando que el porcentaje mayoritario se incinere o se vierta sin ser tratado.

En Alemania, el Sistema de Deposito, Devolución y Retorno funciona de la siguiente manera: el consumidor paga 25 centésimos de euros cuando compra una bebida y luego recupera ese importe cuando devuelve el envase vacio en cualquier establecimiento. En caso de que tire el envase, no sólo que no recupera ese dinero, sino que seguramente beneficie a alguna persona que recogerá el envase y lo devolverá para intercambiarlo por el dinero. De esta forma, el sistema triunfa y todos ganan, principalmente el medio ambiente.

Con este sistema se podria recuperar muchos más envases que con los contenederos amarillos

No obstante, si España finalmente importa este sistema no funcionará de forma idéntica a cómo funciona en el país germano. Aquí existiría un centro de control que gestionaría los depósitos y sería el responsable de que el ciclo funcione correctamente: un productor cobra 25 centésimos al supermercado, quien lo recupera del propio consumidor. El dinero que cobra el productor es enviado al centro de control. Por otro parte, cada comercio o supermercado contabiliza cuantas devoluciones de dinero ha realizado a sus clientes para que se las pague el mismo centro de control.

Así mismo, los comercios también envían al centro de control el material recogido (los envases de plástico, de cristal, etc.) para que éste los pueda vender para hacer nuevas botellas, latas o briks. Y con este dinero, más el de los consumidores que no reciclan, el centro le paga a los comercios los 25 centésimos por botella más una pequeña comisión.

Realmente es un sistema que puede funcionar muy bien y Alemania da cuenta de ello. Por esto mismo, la asociación Retorna quiere que el sistema llegue a España. En palabras del portavoz de esta asociación, Gustavo Catalán Deus, «nuestro objetivo es que este sistema se introduzca en la reforma Ley de Residuos, que se tiene que hacer próximamente ahora».

Fuente: El Mundo
Foto 1: Botellas por matt.hintsa
Foto 2: Recilaje envases por Carlos (casep) Sepulveda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...