Un iceberg a la deriva en el Antártico

Un iceberg gigante se ha desprendido de la Antártida y navega a la deriva por el Océano Antártico, aunque de momento no ha llegado a ninguna zona con un gran tráfico.

Un iceberg de un tamaño algo inferior al de la isla de Menorca navega a la deriva en el Océano Antértico después de desprenderse de la Antártida. La comunidad científica está en alerta por el desprendimiento de este iceberg gigante, que tiene una superficie de 660 kilómetros cuadrados y un grosor de unos 500 metros, según los análisis que ha llevado Kelly Brunt, investigadora de la NASA.

Pese a las gigantescas dimensiones del iceberg, al que los científicos han bautizado como B31, no parece representar un gran peligro para el tráfico marítimo ya que la zona en la que se ha adentrado no tiene una gran presencia de barcos. Pese a la ausencia de tráfico, la investigadora de la NASA afirma que el B31 estará constantemente bajo supervisión científica, igual que el resto de icebergs gigantes, ya que su tamaño es «suficientemente grande como para que debamos vigilarlo de cerca».

Sin embargo, a los científicos no les ha llamado la atención el iceberg solo por su gran tamaño, sino la zona de la Antártida de la que se ha desprendido, donde no es nada habitual que se den estos casos. El iceberg se desprendió del glaciar de Pine Island el pasado mes de noviembre, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha adentrado en medio del océano.

Hace ya 20 años que los científicos vigilan con especial atención al glaciar Pine Island, ya que se está derritiendo de forma accelerada lo que podría suponer un importante aumento del nivel del mar. La ruptura del glaciar de Pine Island, con una superficie de 175.000 kilómetros cuadrados, se detectó por primera vez en 2011.

El glaciar mide unos 250 kilómetros de largo y tiene un grosor de unos dos kilómetros. Como se aprecia en la fotografías por satélite del vídeo que encabeza el post las corrientes cálidas del mar han acelerado el deshielo del glaciar, lo que ha abierto paso al iceberg en su camino a aguas abiertas. Aunque aún no presente un gran peligro para la navegación, si que podría serlos si el iceberg se dirige a zonas más concurridas.

Este glaciar se encuentra en la zona occidental del continente, y ñla zona en la que se encuentra no llegó a ser reclamada por ningún país cuando se firmó el Tratado Antártico, por lo que ningún gobierno tiene soberanía sobre él. La investigadora de la NASA definió el iceberg que se ha desprendido como «una tarta gigante flotante».

Vía: El Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...