Un banco de paja de arroz en l’Albufera evitará la quema

Agricultores y ecologistas de l’Albufera han creado un banco de paja de arroz para acabar con su quema y darle una segunda oportunidad a un residuo difícil de eliminar.

Tras la recolecta del arroz, los agricultores de l’Albufera de Valencia solían quemar la paja del arroz en el propio campo. Esto provocaba una densa humareda que por estas fechas llegaba a Valencia y a muchas de las localidades que rodean en lago, y tenía un grave impacto sobre el cambio climático. Sin embargo, en los últimos años se ha reducido la quema por diferentes motivos, y este año incluso se ha creado un banco de paja de arroz para que los residuos naturales tengan una segunda oportunidad.

La idea se ha estrenado esta campaña, y es fruto de la colaboración de un pequeño grupo de arroceros con colectivos como la Acción Ecologista-Agrò, la Escuela de Capataces agrícolas de Catarroja o la Fundació Assut. Ahora, la paja del arroz se embala (antes los agricultores tenían que solicitarlo), y se suministra a todos los interesados en darle un nuevo uso. La iniciativa prácticamente tiene coste 0 para los arroceros, ya que no deben pagar más que el euro que cuesta el embalaje de cada bala la paja.

Respecto a los nuevos usos que se le puede dar a la paja del arroz, se han probado varios métodos para reciclarla. Por ejemplo, se puede volver a utilizar en proyectos de bioconstrucción, como los que luchan contra la erosión de los terrenos quemados, en programas de reforestación o encojinados para campos de cultivo. Otra posibilidad que se ha estudiado es que se utilice para retener la humedad del terreno; y en abril se habrá construido una planta que la reconvertirá en gas o en abono.

Hace unos años que la Unión Europea prohibió la quema de los restos del arroz. Con la prohibición llegó el fin de las subvenciones, lo que redujo considerablemente esta práctica, así que los arroceros optaron por dejar que la paja se pudriese en las proximidades de l’Albufera. Sin embargo, este año la Generalitat Valenciana ha autorizado una serie de quemas «excepcionales y en áreas reducidas y muy delimitadas» debido a la aparición de una planta que perjudica la espiga del arroz.

De hecho, estas quemas autorizadas se han limitado a las parcelas más cercanas al lago, pese a la oposición de los ecologistas. Por su parte, los agricultores y las cooperativas agrarias explican que la quema tradicional de la paja del arroz se aprovechaba para eliminar las malas hierbas y los hongos que perjudicaban los cultivos, lo que permitía reducir el uso de plaguicidas y herbicidas a la hora de cosechar arroz el año siguiente.

Vía: El País

Foto: Juan J. Martínez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...