Tres detenidos por los vuelos de drones en nucleares francesas

La policía francesa ha detenido a tres jóvenes que manipulaban un dron cerca de una central nuclear. En el último mes se han registrado al menos 14 vuelos en estas instalaciones.

Durante más de un mes, un misterio lleva de cabeza a las autoridades nucleares y ambientales francesas: ¿quién se esconde detrás de los drones que sobrevuelan las centrales nucleares francesas? La respuesta a la pregunta parece estar más cerca después de la detención de tres jóvenes por manipular un dron cerca de una central nuclear, aunque todavía quedan por resolver muchos interrogantes en un caso que ha hecho saltar todas las alarmas entre los ecologistas.

La policía francesa practicó las detenciones en las inmediaciones de la central de Belleville-sur-Loire, unos 400 kilómetros al sur de París. Los tres jóvenes manipulaban un dron cerca de la central, y los acusan de utilizar la aeronave „en zona prohibida” ya que la legislación francesa contempla como espacio aéreo restringido un radio de cinco kilómetros alrededor de sus centrales y hasta los 1.000 metros de altitud. Sin embargo, hay dudas sobre su fin ya que todas las imágenes que se pudiesen tomar están disponibles en internet.

Aunque el primer vuelo se detectó el 5 de octubre, en la nuclear de Creys-Malville -que se está desmantelando- no fue hasta el pasado jueves 30 de octubre cuando se difundió que hasta entonces se habían sobrevolado siete centrales. Aunque Interior reforzó la vigilancia, el mismo jueves 30 dos drones sobrevolaron casi a la vez las centrales de Penly y Golfech. Los cientos de kilómetros que las separan y el hecho que fuese a la misma hora llevaron a las autoridades a pensar en una acción coordinada.

Sin embargo, los ecologistas no tardaron en desmarcarse del uso de los drones. Greenpeace aprovechó para mostrar su preocupación por estos vuelos, ya que según uno de sus portavoces los aparatos tenían diferente tamaño y envergadura. Por su parte, Ségolène Royal, ministra de Ecología, indicó que no hay que «minimizar ni dramatizar», ya que, aunque a priori los drones no eran peligrosos, las centrales nucleares son capaces de resistir cualquier tipo de impacto externo.

Las primeras pesquisas policiales apuntan a que los tres detenidos manejaban un dron de pequeño tamaño, y a priori sirve para confirmar las hipótesis menos comprometidas para un Gobierno y un sector nuclear que han visto como se dudaba de la seguridad de las instalaciones francesas. Ahora solo falta por ver si estas detenciones aclaran el misterio de unos vuelos que se han practicado sobre 14 de las 19 centrales francesas -vuelos admitidos por el Gobierno- o si por el contrario los drones vuelven a actuar.

Vía: El País

Foto: (vincent desjardins)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...