Tres cuartas partes de los osos están en peligro de extinción

A menudo fijamos la atención en temas de «animales en peligro de extinción» en especies peculiares, que sólo habitan en rincones remotos del planeta y de las cuales es difícil encontrar apenas una fotografía. Pero, no hace falta irse muy lejos para encontrar animales, cotidianos y en la memoria de todos, que también están afectados por el ser humano. Según un estudio de la IUCN, seis de las ocho especies de osos que hay en el mundo actualmente pueden desaparecer. Estas 8 especies son concretamente: el panda gigante (Ailuropoda melanoleuca), el oso malayo (Helarctos malayanus), el oso tibetano (Ursus thibetanus), el oso rojo (Melursus ursinus), el oso de antifaz (Tremarctos ornatus), el oso polar (Ursus maritimus), el oso pardo (Ursus arctos) y el oso negro amaericano (Ursus americanus).

Seis de las ocho especies de oso pueden desaparecer

Sin embargo, en términos oficiales, la única especie de oso considerada actualmente «En peligro» en la lista roja de la IUCN es el panda gigante. Este estatus permanece sin cambio, pese a los enormes esfuerzos realizados en China para su conservación, incluyendo el establecimiento de cerca de 60 reservas para pandas, la prohibición de la tala de árboles y amplios programas de reforestación.

El resto de osos (oso malayo, oso tibetano, oso rojo, oso de antifaz y oso polar), excepto el oso pardo y el oso negro americano, se encuentran dentro de la categoría de «Vulnerable». Algunas de estas especies viven en Asia, y aunque la caza de osos es ilegal en todo Asia meridional, los osos sufren grandes pérdidas debido a los cazadores furtivos que actúan saltándose la legislación vigente. La bilis de la vesícula del oso se emplea en la medicina tradicional china, y sobre este tema se puede encontrar por Internet un impresionante vídeo (no apto para gente demasiado sensible) del programa «Frank de la Jungla» donde se puede ver el proceso de extracción de este órgano en Tailandia. Por otra parte, cabe recordar que a menudo se mata a los osos cuando atacan al ganado o irrumpen en los campos de cultivos; aquellos que simplemente están paseando cerca de una aldea pueden morir asesinados porque se perciben como una amenaza para la seguridad humana.

El oso pardo es la especie de úrsido más extendida en el mundo y su situación no es crítica en este sentido. Se encuentran grandes poblaciones en Rusia, Canadá, Alaska y algunas partes de Europa. A pesar de ello, en zonas de Europa Meridional, como por ejemplo los Pirineos, las poblaciones son muy pequeñas, se encuentran aisladas y sí que son muy vulnerables. Por su parte, el oso negro americano también se encuentra en una buena situación, con una población total de 900.000 individuos.

Foto: Mike Johnston

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...