Temor por una crisis alimentaria en Haití

Luego del lamentable terremoto sucedido en Haití el pasado mes de Enero, muchas consecuencias y hechos negativos son los que se hacen presentes en el lugar. Distintas situaciones se presentan como un círculo vicioso cuyo resultado es hambre, falta de trabajo y recursos.

Haití: Miles de personas a la espera de comida

Luego del lamentable terremoto sucedido en Haití el pasado mes de Enero, muchas consecuencias y hechos negativos son los que se hacen presentes en el lugar.

Al igual como suele suceder después de un desastre natural en cualquier parte del mundo, más en países y zonas menos desarrolladas, luego de que éste arrebata a la zona, deja importantes secuelas a las cuales se deben hacer frente. Una de estas consecuencias, o secuelas, amén del sufrimiento por las vidas que pudo haber cobrado el hecho, son enfermedades y hambre, las cuales se potencian por la falta de trabajo y consecuentemente por la escases de dinero.

Y precisamente esto es lo que está pasando en Haití luego del terremoto ocurrido a poco más de un mes. De hecho así es informado por la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, y por CARE, una organización internacional humanitaria. Ambas organizaciones han lanzado un comunicado de alerta sobre el riesgo de una crisis alimentaria en toda Haití.


Tal como afirma Dick Trenchard, Coordinador de Evaluaciones de la FAO en Haití, «Ésta es una crisis escondida pero omnipresente, que ha afectado ya a todos los rincones del país«. Es una crisis que va creciendo en forma de círculo vicioso, ya que muchas personas de Puerto Príncipe y alrededores (lugar del hecho) se han desplazado a zonas rurales donde las familias que habitaban allí los han recibido, pero sus pocos recursos se van consumiendo a mucha prisa, conduciendo también a dicha familia a la falta de alimentos.

Como agravante de esta situación, muchas familias agrícolas se vieron obligadas a consumir las semillas que estaban almacenando para la próxima temporada y a vender o alimentarse de su propio ganado. Al respecto, Dick Trenchard manifestó: «Vemos indicios claros de que la población recurre ya a estrategias preocupantes e insostenibles para tratar de ayudar a las 500 000 personas que se estima que han emigrado a las zonas rurales y a otros núcleos urbanos pequeños tras el terremoto«.

Y como consecuencia del consumo de las semillas destinadas a la siembra para alimentación, es que no habrá semillas para poder cosechar. Y estas siembras, cuya temporada está por iniciar, representan aproximadamente el 60% de la producción anual. Y si no tienen semillas para sembrar, no tendrán sus frutos ni habrá empleo para la cosecha, conduciendo, inevitablemente, a una peor situación de crisis alimentaria y otras crisis también.

Es por todo ello que os hable de un círculo vicioso, donde una situación va conduciendo a otra y todo con un mismo resultado lamentable: Crisis alimentaria.

Frente a este panorama, la FAO y CARE están llevando adelante algunas medidas para apaliar el hambre e impulsar el trabajo y siembra, esperando que la crisis alimentaria no se produzca, o bien minimizar sus efectos negativos a una población muy golpeada.

Foto: Haiti por Unicef Sverige

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...