Se acumula mercurio tóxico en el Ártico, proveniente de una fuente oculta

Los científicos ambientales de la Universidad de Harvard han descubierto que la acumulación de mercurio en el Ártico, un elemento tóxico, es causada tanto por las fuerzas atmosféricas como por el flujo de los ríos.

Los científicos ambientales de la Universidad de Harvard han descubierto que la acumulación de mercurio en el Ártico, un elemento tóxico, es causada tanto por las fuerzas atmosféricas como por el flujo de los ríos.

Mercurio

Mientras que la fuente de la atmósfera fue reconocida previamente, ahora parece que el mercurio podría provenir de los ríos. La revelación implica que las concentraciones de esta toxina podrían incrementar aún más el cambio climático.

El Ártico es un entorno único porque está alejado de la mayoría antropogénica (influencia humana), sin embargo, sabemos que las concentraciones de mercurio en el Ártico se encuentran entre las más altas del mundo”, decía Jenny A. Fisher, un becario Postdoctoral de la Universidad de Harvard. “Esto es peligroso tanto para la vida marina como para los seres humanos. La pregunta desde un punto de vista científico es, ¿de dónde proviene ese mercurio?”, añadía.

El mercurio es un elemento natural que se ha enriquecido en el medio ambiente por las actividades humanas, como la combustión de carbón y la minería. Cuando se convierte en metilmercurio por procesos microbianos del océano, puede acumularse en peces y vida silvestre, llegando a alcanzar concentraciones de hasta un millón de veces más altas que en los niveles encontrados en el medio ambiente.

En los seres humanos, el mercurio es una neurotoxina muy potente”, explica el co-investigador principal Elsie M. Sunderland. “Puede provocar a largo plazo retrasos en el desarrollo de los niños expuestos y poner en peligro la salud cardiovascular de los adultos”.

El mercurio es una considerado una toxina bioacumulativa muy persistente, ya que permanece en el medio ambiente sin descomponerse y viaja a través de la cadena alimenticia, pasando del plancton a los peces y mamíferos marinos y después a los humanos, haciéndose más concentrado y peligroso.

En este momento sólo podemos especular acerca de cómo el mercurio entra en los sistemas fluviales, pero parece que el cambio climático podría desempeñar un papel importante”, afirmaba Daniel Jacob, profesor de ingeniería ambiental. “A medida que han ido aumentando las temperaturas globales, hemos comenzado a ver las zonas del deshielo y la liberación del mercurio que estaba cerrado con llave en el subsuelo, también hemos visto cambiar el ciclo hidrológico, aumentando las precipitaciones que van a parar a los ríos”, añadía.

Las implicaciones ambientales de este hallazgo son enormes. Esto significa que el cambio climático podría tener un impacto muy grande en el Ártico, más grande que el impacto de las emisiones en la atmósfera. Se tendrá que trabajar mucho para medir el mercurio procedente de los ríos y determinar su origen”, señalaba Jacob.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...