Reino Unido estrena el mayor parque eólico marino del mundo

Reino Unido ha inaugurado el London Array, que con una potencia de 630 MW -podría ampliarse hasta los 870 MW- es el mayor parque eólico del mundo.

London Array, el parque eólico marino más grande del mundo, ya está oficialmente inaugurado. Pese a que lleva funcionando desde el 8 de abril, el acto oficial no se realizó hasta el pasado 4 de julio. Está situado a unos 20 kilómetros de la costa de Kent, al sureste de Gran Bretaña, en el estuario del Río Támesis, en las aguas del Mar del Norte. En el proyecto han participado conjuntamente las compañías energéticas E.ON -alemana- y Dong -danesa-, además de un fondo de infraestucturas radicado en el Emirato Árabe de Abu Dhabi llamado Masdar.

Por ahora, el parque eólico tiene una capacidad de 630 megawatios, con los que puede producir la energía suficiente para abastecer de forma limpia cerca de medio millón de hogares británicos cada año -dos tercios de la poblaicón del condado de Kent-. El proyecto London Array no acaba aquí, sino que ya ha solicitado una segunda fase con la que quiere ampliar su potencia hasta los 870 MW. De momento, habrá a que esperar a que las autoridades aprueben esta ampliación para que se convierta en realidad; aunque con la configuración actual se evitará la emisión de 925.000 toneladas de dióxido de carbono cada año.

La construcción del London Array no ha durado más de dos años. En marzo de 2011 se pusieron los cimientos y las dos estaciones transformadoras marinas; y desde ese momento se han levantado 175 turbinas eólicas y se han tendido más de 200 kilómetros de cable a 25 metros de profundidad. Las turbinas se levantan 147 metros sobre el nivel del mar; y la ubicación de la plataforma marítima 20 kilómetros mar adentro ha obligado a instalar cerca de 450 kilómetros de cable submarino y dos subestaciones offshore situadas en plataformas en el mar para que la electricidad que generan los molinos llegue a la costa.

Los responsables del parque eólico marino aseguran que el proyecto les ha supuesto todo un reto tecnológico, ya que cada aerogenerador tiene una base única, adaptada a las condiciones del terreno sobre el que se encuentra. Esto hace que su parte submarina oscile entre os cinco y los 25 metros. Otra de las grandes dificultades con las que han topado los responsables del proyecto han sido las duras condiciones naturales que supone trabajar en el mar, lo que sin duda complicó la instalación de los aerogeneradores. El mantenimiento de los molinos también se ve influenciado por las condiciones del Mar del Norte, y es habitual que haya varias turbinas paradas porque se están realizando ajustes.

Fuente: EFE Verde

Imagen: captura de pantalla de www.londonarray.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...