Reforestación en el Bosque Didáctico de El Villar

Las especies que se van a plantar son: cerezos, robles, castaños, hayas, tejos, acebos, manzanos silvestres, laureles y encinas.

Bosque

La editorial Santillana y el Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) están llevando a cabo una iniciativa de repoblación forestal en el Bosque Didáctico Palacio de El Villar, en Castrillón (Asturias). El principal objetivo es concienciar a la población de mantener y conservar el ecosistema natural. La reforestación de este bosque tendrá lugar mañana, 14 de marzo.

Las especies que se plantarán en el Bosque Didáctico de El Villar serán: cerezos, robles, castaños, hayas, tejos, acebos, manzanos silvestres, laureles y encinas. Los terrenos, obviamente, han sido cedido por el Ayuntamiento de Castrillón y financiados por el Fondo Estatal de Inversión Local.

En este sentido, tanto los miembros de FAPAS como los trabajadores de Santillana, acudirán a esta zona mañana con azadas y palas para cortar y limpiar las plantas invasoras de toda esta zona. De esta forma garantizan que los nuevos árboles crezcan en óptimas condiciones.

En cuanto al Bosque Didáctico de El Villar, tiene 2,3 hectáreas de superficie. En sus orígenes crecían eucaliptos y matorrales, ahora, en la actualidad, hay ocho pequeños bosques, que cada uno de ellos representa un bosque autóctono de Asturias. Entre ellos, se encuentran senderos con paneles informativos indicando el tipo de árbol y las características más importantes. Todos los paseos tienen una pequeña pendiente y un ancho de vía, adaptado a personas con movilidad reducida. Es aquí donde se pueden encontrar las masas forestales más importantes de la región de Asturias. Una belleza natural.

La iniciativa de repoblar forestalmente el Bosque de Castrillón, está dentro del programa ‘+OSOS -CO2’ de FAPAS, en el que se intenta reducir las emisiones de Dióxido de Carbono de forma anual, mediante la implantación de árboles frutales en ecosistemas oseros y de otras especies de fauna. Además, con esto aumenta la biodiversidad y la riqueza de los ecosistemas en los que se encuentra el Oso Pardo.

En este sentido, por cada árbol que se plante, se eliminará de la atmósfera 37kg de CO2 y se producirán 20 Kg al año de frutos. Esto servirá de alimento para la propia fauna.

La puesta en marcha de esta iniciativa supondría un aumento de los turistas y de la oferta educativa cultural de la zona de Asturias. Los turistas no solo aprenderán nuevas y diferentes especies forestales, sino que también conocerán qué tipos de bosques son los más importantes de esta región. De esta manera, también se intenta crear proyectos relacionados con la educación ambiental en los bosques.

FOTO/ msfoto_pbg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...