¿Qué es la ecofobia?

El desconocimiento y la información constante sobre los problemas del medio ambiente producen en algunos niños ecofobia, una especie de fobia al fin del planeta.

Muchas películas nos han presentado un mundo apocalíptico, donde los recursos escasean y el planeta tal y como lo conocemos podría desaparecer en el futuro. Este panorama, junto a los grandes retos medioambientales a los que nos enfrentamos, con el cambio climático a la cabeza, han supuesto el desarrollo de la ecofobia, el miedo al fin del planeta. Se trata de una patología que puede afectar a cualquier persona, pero que tiene una especial incidencia sobre los más pequeños.

David Sobel, un profesor universitario estadounidense, fue el primero en utilizar la palabra ecofobia, con la que se refirió al miedo y a la tendencia a huir que puede despertar en los niños la repetición continua de catástrofes planetarias. Sobel critica en ‘Beyond Ecophobia’ (‘Más allá de la ecofobia) la situación psicológica en la que se ve envueltos los niños, alejados de la naturaleza más cercana a la vez que reciben desde los medios de comunicación un flujo continuo de información sobre catástrofes medioambientales en todo el planeta.

La psicóloga Heike Freire añade un matiz apocalíptico a la definición de Sobel. Explica que los niños descubren en el colegio el cambio climático, los agujeros en la capa de ozono, los desastres naturales o la extinción de plantas y animales; unos conceptos abstractos para la mayoría de ellos pero que entre algunos despierta dudas sobre «cómo van a poder salvar la Tierra». Entonces, sienten una responsabilidad «demasiado grande» con el planeta que les lleva de la rabia a una impotencia que desemboca en apatía.

Para evitar este miedo a la naturaleza o al fin del planeta, Sobel propone acercar a los niños a la naturaleza. Su propuesta se basa en enseñarles las consecuencias positivas de amar a los seres vivos y a la naturaleza, enseñándoles la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente siempre desde un ponto de vista y una dinámica positivas. Este acercamiento de los más pequeños a la naturaleza lo comparten muchos más expertos que han estudiado el tema.

Los padres juegan un papel esencial a la hora de enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente y a aconsejarlos sobre el respeto a la naturaleza. Se trata de un momento clave de cara a la adquisición de buenos hábitos para el futuro, por lo que es esencial mantener ese punto de vista positivo del que antes hemos hablado. Solo así se logrará dejar atrás ese miedo al fin del planeta y la relación de la naturaleza con conceptos negativos o destructivos.

Más información: EFEverde, Mamá Natural

Foto: Juliet Earth

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...